Bolivia y la reforma agraria

Si hay tierra y Libertad hay justicia

Las tierras fueron expropiados a terratenientes, por incumplir la función económica social establecida en la nueva Constitución puesto que las tení­an sin producir y no cumplí­an una Función Económica .

0
0 votos
22-03-2009
Publicidad
La carta magna boliviana promulgada el pasado 7 de febrero combate la improductividad y la explotación de personas, además de prever la redistribución de los terrenos caracterizados por ambos fenómenos. La carta magna boliviana promulgada el pasado 7 de febrero combate la improductividad y la explotación de personas, además de prever la redistribución de los terrenos caracterizados por ambos fenómenos.
Ley de Tierras busca promover una redistribución equitativa entre campesinos y pueblos originarios, además de garantizar una mayor productividad y el cumplimiento de la función económica-social. La norma ofrece el pleno respaldo a todos los sectores productivos del área agropecuaria e incluye a los grupos rurales, históricamente excluidos.

El presidente boliviano, Evo Morales, entregó 34 tí­tulos de propiedades a pobladores de la Asociación de Comunidades Indí­genas Guaraní­es de la Capitaní­a Alto Parapetí­ del departamento de Santa Cruz, para una superficie total de 24. 576 hectáreas tituladas.

Morales prometió que durante esta gestión se sanearán a nivel nacional al menos un 1. 400.000 hectáreas y recordó que desde el 22 de enero de 2006 hasta el momento ya se titularon 23. 493.000 hectáreas.

De acuerdo con el director del Instituto Nacional de Reforma Agraria, Juan Carlos Rojas, las tierras fueron expropiados a terratenientes, por incumplir la función económica social establecida en la nueva Constitución puesto que las tení­an sin producir y no cumplí­an una Función Económica y Social .

Rojas, resaltó que, con la devolución de las tierras al pueblo guaraní­, se eliminará las relaciones servidumbrales en las que han vivido hasta ahora, puesto que, los indí­genas beneficiados eran objeto de servidumbre en esas propias parcelas, las cuales el gobierno recuperó a pesar del rechazo, a veces violento, de latifundistas y hacendados, explicó a la prensa.

La carta magna boliviana promulgada el pasado 7 de febrero combate la improductividad y la explotación de personas, además de prever la redistribución de los terrenos caracterizados por ambos fenómenos.

Al respecto, el mandatario boliviano llamó a los sectores de terratenientes en Bolivia a respetar la decisión expresada en el referendo y aceptar a no tener más de cinco mil hectáreas de tierras y si es posible abandonar sus predios de manera voluntaria.

El máximo dirigente de la Asamblea del Pueblo Guaraní­, Wilson Changaray, afirmó que para el pueblo guaraní­ la entrega de tierras el sábado es "un dí­a histórico" porque restituye parte de sus tierras arrebatadas en 1892 por terratenientes.

Changaray manifestó que "durante trece años los guaraní­s hemos esperado el saneamiento de estas tierras, la demanda inicial fue planteada e 1996", recordó.

Alto Parapetí­ devino en los últimos meses foco de enfrentamiento polí­tico, a partir de la postura de latifundistas renuentes al proceso impulsado por el INRA.

Prefectos y opositores sumaron sus voces para apoyar el rechazo y la decisión de algunos terratenientes de Santa Cruz de impedir la reversión de tierras improductivas.

"Tener tierra es tener libertad y si hay tierra, y libertad, hay justicia", añadió Morales, quien pidió a los latifundistas de la región a que sean respetuosos de la ley y "de lo que ha decidido el pueblo boliviano".

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad