Mexico y el narcotráfico

El tratado de libre Criminalidad

En México son cerca de 150 mil personas las que participan en la operación de un negocio que representa cerca de 25 mil millones de dólares.

0
0 votos
14-03-2009
Publicidad
El auge de la industria de los estupefacientes y el creciente número de personas que emplea, obedece a la cancelación de las oportunidades de ocupación rentable en el campo y la ciudad El auge de la industria de los estupefacientes y el creciente número de personas que emplea, obedece a la cancelación de las oportunidades de ocupación rentable en el campo y la ciudad
Parece que otro de los aspectos exitosos del libre comercio norteamericano es el relativo a la operación del crimen organizado. En un muy competitivo intercambio se han registrado importantes incrementos en las exportaciones de estupefacientes.

Las muy sólidas empresas mexicanas dedicadas a este sector de la economí­a han logrado penetrar exitosamente el mercado del más grande consumidor del mundo. El éxito alcanzado por las empresas mexicanas es tal que ya está presente, de manera directa, en más de 270 ciudades de aquel paí­s, desplazando a las organizaciones locales e imponiendo su tecnologí­a operativa (decapitados y con mensaje en el pecho).

De acuerdo a lo dicho por altos funcionarios estadounidenses relacionados con la materia, en México son cerca de 150 mil personas las que participan en la operación de un negocio que representa cerca de 25 mil millones de dólares, además de cerca de 300 mil campesinos dedicados a la producción de marihuana y amapola. El comercio entre ambas naciones se ve equilibrado por la importación a México del equipo y la maquinaria requeridos (AK-47, bazookas y demás juguetes letales).

No obstante la preocupación mostrada por dichos funcionarios, la verdad es que esta faceta del libre comercio ha redundado en un alto grado de beneficio para el consumidor yanqui, al registrarse una mayor competencia y menores precios. Todo indica que la pretensión de tales declaraciones es la de proveer al retorno del nefasto proteccionismo contra la penetración comercial de los empresarios mexicanos.

El éxito de las empresas mexicanas dedicadas al solaz de los ciudadanos yanquis es equivalente al que se observa, por ejemplo, en materia de comercio al menudeo con la expansión incontrolada de las tiendas de Wall Mart o en la comercialización de productos agropecuarios de importación.

Cuando se asumió el compromiso de la globalización y se firmó el Tratado de Libre comercio con México, se dijo que el mercado establecerí­a naturalmente el equilibrio mediante el aprovechamiento de las llamadas ventajas comparativas; que no resultaba útil que cada quien produjera de todo, sino que cada paí­s encontrara sus nichos de especialidad para vender al otro; así­ EE UU venden maí­z, frijol y arroz, en tanto que México les vende excelentes estupefacientes (se oye mejor así­ que simplemente llamarles drogas).

Aunque parece una ironí­a lo hasta aquí­ dicho, no está lejos de ser una realidad. El auge de la industria de los estupefacientes y el creciente número de personas que emplea, obedece a la cancelación de las oportunidades de ocupación rentable en el campo y la ciudad, resultante de la desigual competencia de las importaciones. Una polí­tica que pretenda erradicarla, necesariamente tendrí­a que pasar por la cancelación de los efectos nocivos de la apertura comercial; esto es algo en lo que tendrí­an que coincidir las autoridades de ambos lados de la frontera.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad