Recomendamos

Woody Guthrie, inventor de la canción protesta

Se publica en España la autobiografí­a del norteamericano que plantó cara a la Gran Depresión a ritmo de folk.

0
0 votos
13-03-2009
Publicidad
En 1943, con 31 años, Guthrie paró por primera vez en su vida. Miró atrás y encontró "Rumbo a la gloria", el libro de memorias que se acaba de reeditar en español. No es una autobiografí­a al uso, en la que el autor reelabora su historia tomando distancia con los hitos que han marcado sus dí­as, sino una especie de novela en primera persona basada en hechos reales. En 1943, con 31 años, Guthrie paró por primera vez en su vida. Miró atrás y encontró "Rumbo a la gloria", el libro de memorias que se acaba de reeditar en español. No es una autobiografí­a al uso, en la que el autor reelabora su historia tomando distancia con los hitos que han marcado sus dí­as, sino una especie de novela en primera persona basada en hechos reales.
El testimonio de aquel hombre que había vivido a golpes y que dibujo un halo de esperanza en tiempos de crisis y represión, cobra hoy una relevancia destacable, cuado la historia nos arroja un nuevo fracaso del capitalismo que sufrimos los ciudadanos, huérfanos de una voz que nos represente.
 
La imagen del primer capítulo ya deja claro que no se trata de ningún cuento de hadas: Guthrie viaja sobre el techo de un vagón de tren junto a tres compañeros. Cae una tormenta de órdago y el grupo no duda en quitarse las camisas para proteger la guitarra de Woody. Los cuatro acaban de escapar de una pelea multitudinaria que se ha desatado en uno de los vagones, donde los hombres viajan como animales.
 
Porque esa guitarra que protegían como un tesoro, acabaría convirtiéndose en su arma más poderosa contra sus opresores. La novela desvela las claves que forjaron la vida del que fuera padre artístico de Bob Dylan. La música popular norteamericana, el country, el folk y el blues, se transformaron en una contundente hacha de guerra que surgía desde las entrañas de la bestia.
 
“Actúo en tabernas y, bueno, mi trabajo consiste en hacer más ruido que ellos, para que tengan lástima de mí y me den unas monedas”, dice en uno de los diálogos del libro. Guthrie vivió como un desheredado, frecuentando los ambientes más sórdidos de un país que se empeñaba en dar lecciones al mundo, y obligatorio reconocer en él valores difíciles de encontrar: su activismo social, su conciencia insobornable y su fe inquebrantable en un mundo mejor.
 
Un discurso esperanzador en tiempos difíciles, no exento de crudeza y radicalidad. Un largo viaje hacia el corazón del capitalismo salvaje y despiadado, que salía ala luz a través de los sucios acordes de una guitarra desgastada, acompañada de una aguda voz tan afilada como una navaja de afeitar.
 
“Rumbo a la Gloria” es quizá un libro que puede convertirse en lectura obligatoria, por la vigencia de su mensaje y la transparencia de su relato.
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad