El Estatuto de Castilla la Mancha frenado en el Congreso

La esquizofrenia de las castas regionales

Los gobiernos de Valencia y Murcia, ambos del PP, presionan para que de ninguna manera figure en el Estatuto una mención a la caducidad del trasvase en 2015.

0
0 votos
12-03-2009
Publicidad
El Estatuto de Castilla-La Mancha podrí­a pasar a la historia por haber sido aprobado en su Parlamento por unanimidad, con los votos del PSOE y del PP, y encallar definitivamente en el Congreso por la oposición del PP. El Estatuto de Castilla-La Mancha podrí­a pasar a la historia por haber sido aprobado en su Parlamento por unanimidad, con los votos del PSOE y del PP, y encallar definitivamente en el Congreso por la oposición del PP.


No habrá Estatuto si no lo aprueban los dos partidos que lo suscribieron en las Cortes Regionales, es decir, PSOE y PP. "No buscaremos una mayorí­a alternativa", anunció el secretario general del Grupo Socialista, Ramón Jáuregui, junto al diputado socialista por Toledo, Alejandro Alonso. í‰ste último, echa en falta la intervención de la presidenta del PP de esa región, Marí­a Dolores de Cospedal y secretaria general del PP nacional. "El Estatuto de Castilla-La Mancha no está en la agenda de la señora De Cospedal, proclamó Alonso.

Al margen de los ataques a Cospedal, que denunciaron de inmediato los ponentes del PP, Arturo Garcí­a Tizón y Carlos Floriano, las presiones de los gobiernos de Valencia y Murcia, ambos del PP, para que de ninguna manera figure en el Estatuto una mención a la caducidad del trasvase en 2015, como salió de las Cortes de Castilla - La Mancha, del que se benefician, han sido determinantes para que el PP en el ámbito parlamentario nacional no pueda aceptar las propuestas del PSOE aunque estos hayan llevado la extinción de ese trasvase al preámbulo y lo hayan sacado del articulado y, por tanto, sin fuerza normativa.

El Estatuto de Castilla-La Mancha podrí­a pasar a la historia por haber sido aprobado en su Parlamento por unanimidad, con los votos del PSOE y del PP, y encallar definitivamente en el Congreso por la oposición del PP.

El PSOE, además, ha anunciado que aunque pudiera aprobarlo con el apoyo de otros grupos polí­ticos, no lo hará. No habrá Estatuto si no lo aprueban los dos partidos que lo suscribieron en las Cortes Regionales, es decir, PSOE y PP.

La secretaria general del PP y presidenta de los 'populares' de Castilla-La Mancha, Marí­a Dolores de Cospedal, considera que el Estatuto castellano-manchego debe recoger el derecho de sus ciudadanos a "disfrutar del agua igual que los de otras autonomí­as". "Castilla-La Mancha tiene derecho a enriquecerse con el agua y a quedarse con el agua" afirmo ante la aprobación del nuevo estatuto de Casilla la Mancha en el parlamento regional.

Ahora que esta discusión llega al congreso de los diputados la dirección nacional del partido y la oposición del PP en Murcia y Valencia donde" dije digo, digo diego".

Lo preocupante de esta guerra entre territorios es que, sea cual sea el partido que esté en el poder, PP o PSOE, lo que están haciendo es utilizar el tema del agua como arma polí­tica y dejando claro que ninguno de ellos tiene el mí­nimo interés en resolver un problema básico para el conjunto del paí­s.

La esquizofrenia producida por el clientelismo en los partidos debida a el mercadeo de intereses en los reinos de Taifas, esta llevando a los partidos a una situación, en que cada casta local ha sacado su particular carta insolidaria.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad