Cultura popular.

El entierro de la sardina.

Quemar y enterrar lo viejo para que salvia nueva renazca con mayor fuerza.

0
0 votos
12-03-2009
Publicidad
 
El entierro de la sardina es una fiesta que nace y se gesta con diversas contradicciones como tantas fiestas populares que surgen sobre bases materiales que el pueblo y el azar dan a luz fiestas que representan tradiciones, costumbres y raíces del pueblo.
 
Esta fiesta celebrada en varias regiones de nuestro país, tiene diversas variantes curiosas. El origen pagano de, tras los carnavales enterrar lo viejo y quemarlo para que lo nuevo surja con mayor fuerza, fue retomado por Carlos III con la intención de invitar a sardinas al pueblo en una época de escasez con el objetivo de invitar el día antes del miércoles de ceniza a la vigilia de la cuaresma y el ayuno de carne. Sin embargo, las circunstancias hicieron que el pescado llegara putrefacto y maloliente, de manera que la convidada no fue posible. Este día transcurrió de esta forma celebrando una gran fiesta y enterrando el pescado podrido para desearse del mal olor. Del intento a invitar al pueblo a seguir las costumbres religiosas del ayuno de carne, pasó a conformarse como tradición de la victoria de Don carnal sobre Doña cuaresma.
 
En cualquier caso, el entierro de la sardina se celebra en Madrid o Santa Cruz de Tenerife como clausura de las fiestas de carnaval e inicio de la cuaresma. En Murcia sin embargo, la celebración es tras la Semana Santa y las fiestas de primavera. En Murcia la contradicción y el significado cobra una fuerza especial que hacen que sea una fiesta de interés turístico y de las principales en la región.
 
Tras carnavales, cuaresma y Semana Santa, los murcianos celebran las fiestas de primavera de la huerta con gran alegría y entusiasmo, clausurando las celebraciones con el entierro de la Sardina que cobra fuerza de esta forma como victoria de Don Carnal sobre Doña Cuaresma. La noche previa, una mujer que suele ser del ámbito del periodismo, lee el testamento de la sardina que se disponen a pasear en un desfile de comparsas sardineras y un despliegue típico de reparto de juguetes .El testamento hace referencia humorística a hechos y personajes de la vida pública, símbolo que desde el año 51 se realiza y que podríamos comparar en su intención a las chirigotas de Cádiz, ya que la intención es dar la voz al pueblo.
 
Este año el entierro se celebrará el día 18 de abril, tras el bando de la huerta que tiene fecha en el día 14 del mismo mes. Si bien por la crisis habrá alguna ausencia de alguna de las comparsas sardineras, seguro que el espíritu de esta fiesta estará más presente que nunca, un entierro que quema las viejas cosas para que el pueblo manifieste su intención de cambiar las cosas, de un futuro nuevo, de una vuelta a empezar.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad