Coordinador UPyD Madrid y Miembro del Consejo de Dirección

Los votos y la oportunidad

Sin duda veremos consecuencias en la polí­tica nacional, por el nuevo mapa polí­tico de ambas comunidades

0
0 votos
11-03-2009
Publicidad
Las elecciones de la semana pasada han supuesto un buen aldabonazo para UPyD. Se ha conseguido un parlamentario por Álava en las elecciones del Paí­s Vasco y un resultado que ha más que duplicado el que se tuvo el año pasado en las elecciones generales en Galicia. A lo que hay que añadir que se ha superado o acercado mucho al tres por ciento, en las principales ciudades de ambas comunidades.
 Los votos y la oportunidad
Las elecciones de la semana pasada han supuesto un buen aldabonazo para UPyD. Se ha conseguido un parlamentario por Álava en las elecciones del Paí­s Vasco y un resultado que ha más que duplicado el que se tuvo el año pasado en las elecciones generales en Galicia. A lo que hay que añadir que se ha superado o acercado mucho al tres por ciento, en las principales ciudades de ambas comunidades.
Con estos resultados UPyD se ha convertido en la cuarta fuerza política en Galicia y en una fuerza decisiva en el País Vasco. Ya que, aunque el PSOE finalmente con el voto de los emigrantes ha conseguido el escaño veinticinco y que con los trece del PP puede llegar a tener los treinta y ocho escaños que hacen la mayoría absoluta en el Parlamento Vasco, no podemos dudar que el escaño de UPyD será fundamental, como estamos demostrando en el Congreso de los Diputados, para que las políticas en esa comunidad se orienten hacia el fin del terrorismo (con la inaplazable disolución de los ayuntamientos de ANV), la modificación de la política lingüística, la reforma de la educación y el recalculo del cupo para terminar con el chiringuito nacionalista, por el cual la mayor cantidad de gasto público por habitante de España, en lugar de servir para mejorar los servicios públicos, está sirviendo para financiar los intereses de los amigos.
 
También en Galicia vamos a marcar el futuro político. No hay más que ver, que sin haber entrado en el Parlamento, ya estamos siendo decisivos. Porque sin nuestro discurso, el PP de Feijóo difícilmente hubiera anunciado nada más ser elegido la derogación del decreto de educación en gallego, que anteriormente había apoyado. Aunque hay que decir que esta medida es insuficiente ya que lo que hay que derogar es la Ley de Política Lingüística de la Comunidad. De todas formas, pronto sabremos si van a seguir esta senda ya que se va a discutir en el Congreso de los Diputados la proposición de Ley de UPyD contra la discriminación lingüística y por la libertad de elección de lengua y ahí con su voto todos los grupos parlamentarios, incluido el PP, se van a definir.
 
Estos resultados no pueden obviar que, a pesar de su triunfo en Galicia, el PP ha mantenido, más o menos, el apoyo en votos que tuvo en las elecciones anteriores y que han sido el PSOE y el BNG los que han perdido votos. Y que en el País Vasco el PSOE ha subido, pero menos de lo esperado y el PP ha bajado en casi un tercio de sus votos, aunque ahora, por efecto de la suma de escaños de los dos partidos, los 13 del PP sean más valiosos que los 15 que tenía antes.
 
Sin duda veremos consecuencias en la política nacional, por el nuevo mapa político de ambas comunidades. El PSOE va a tener muy difícil formar mayorías en el Congreso para poder sacar sus iniciativas. Y el PP, con dificultades en Madrid y Valencia, tampoco parece centrado en los problemas nacionales. Y es una pena porque,  si tuvieran ambición de país, afrontarían la crisis como una oportunidad para cambiar de estrategia y hacer las cosas de forma diferente a como se han venido haciendo. En esto último está UPyD. Trabajaremos para que sea posible.
 
 
 
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad