RTVE presenta unas pérdidas de 72 millones de euros

Televisiones públicas: agujero negro de manipulación y despilfarro

¿Por qué las televisiones públicas no ofrecen espacios donde los hipotecados, parados, trabajadores afectados por EREs, afectados por las listas de espera sanitarias... puedan plantear sus reivindicaciones?

0
0 votos
11-03-2009
Publicidad
El sindicato USO ha exigido la dimisión de Luis Fernández, presidente del grupo público RTVE, tras presentar unas pérdidas de 71,8 millones de euros. USO denuncia el despilfarro de los recursos públicos y la falta de transparencia que han caracterizado la gestión de Fernández.
La dirección del ente público justifica las pérdidas por la disminución de ingresos derivada de la caída del mercado publicitario, junto al recorte de un minuto por hora en el espacio dedicado a publicidad ordenado por el gobierno.
Pero USO ha puesto de manifiesto el grado de descontrol en el manejo de los recursos públicos. A pesar de que es un requisito fijado por la ley, RTVE todavía no se ha dotado de un sistema de contabilidad que permita presentar cuentas separadas de las diferentes actividades, y por tanto fiscalizar los ingresos y gastos.
Una nebulosa de falta de transparencia permite a los gestores de RTVE hacer de su capa un sayo malgastando el dinero de todos.
Que no está compensado por el servicio público que ofrecen. En 2008 y 2009 ni siquiera se han realizado los contratos-programa, obligatorios por ley, que deben fijar los objetivos de servicio público que RTVE está obligada a cumplir.
Es hora de replantearse las televisiones públicas, que deberían ser altavoces contra la monopolización informativa, pero que funcionan como un monopolio al servicio de la partitocracia gobernante, tanto central como autonómica. Constituyendo, además de otro foco de manipulación informativa, un agujero sin fondo que consume cientos de millones del erario público.
¿Por qué las televisiones públicas no ofrecen espacios donde los hipotecados, parados, trabajadores afectados por EREs, afectados por las listas de espera sanitarias... puedan plantear sus reivindicaciones? ¿Por qué no se da entrada en su consejo de administración a asociaciones ciudadanas, organizaciones de consumidores, sindicatos independientes...? ¿Por qué no se dedica buena parte de su programación a dar voz a las líneas de pensamiento censuradas en los grandes medios privados?
Televisiones públicas así sí cumplirían un servicio público esencial.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad