Aumentan las agresiones contra los inmigrantes

¿Quién ceba a los agresores?

Por qué el gobierno y la policí­a no toman medidas drásticas contra grupos manifiestamente ilegales y violentos? ¿Acaso no sabemos todos quiénes son y dónde están? ¿Por qué esa permisividad?

0
0 votos
10-03-2009
Publicidad
Diversas asociaciones de inmigrantes alertan sobre un aumento de las agresiones xenófobas y racistas. Según la asociación ecuatoriana Rumiñahui, las agresiones podrí­an haber aumentado hasta en un 15% en los últimos meses. Diversas asociaciones de inmigrantes alertan sobre un aumento de las agresiones xenófobas y racistas. Según la asociación ecuatoriana Rumiñahui, las agresiones podrí­an haber aumentado hasta en un 15% en los últimos meses.
 
Esteban Ibarra, presidente de la Asociación contra la Intolerancia manifestaba día atrás que el aumento de la crisis, con sus secuelas de desempleo y pauperización de sectores de la sociedad, está siendo utilizada “por partidos de extrema derecha, como Democracia Nacional o España 2000, para azuzar el odio contra el extranjero”. En casos extremos, miembros de este colectivo han detectado incluso la presencia de ultraderechistasen las colas del Inem para exigir que se atienda antes a los españoles”.
 
Todo forma parte de una campaña perfectamente orquestada de estos grupos fascistas cuyo centro es acusar a los inmigrantes del aumento del paro y de los despidos. Campañas a través de las cuales se va creando el clima de opinión que permite el hostigamiento o la agresión contra los trabajadores inmigrantes.
 
Que en épocas de crisis los grupúsculos fascistas y de extrema derecha suelen coger fuerza no es un secreto para nadie. De la misma forma que tampoco es un secreto que buena parte de este crecimiento está propiciado por sus oscuras conexiones con aparatos de Estado y financiaciones nunca aclaradas.
 
Su objetivo es triple. Por un lado dividir en dos a la clase obrera, “los de aquí” y “los de fuera”, como si unos y otros tuvieran intereses antagónicos. Por otro,  aterrorizar a un sector de los trabajadores, los inmigrantes, especialmente desprotegidos, sin derechos políticos y sociales y por ello particularmente vulnerables ante el terror y la violencia. Y, por último, encuadrar y preparar unas “fuerzas especiales de choque” por si la profundización de la crisis económica deriva en una aguda crisis política y social y se hace necesario su concurso.
 
Esto el es abecé de la experiencia histórica de los fascismo en Europa. ¿Por qué el gobierno y la policía no toman medidas drásticas contra grupos manifiestamente ilegales y violentos? ¿Acaso no sabemos todos quiénes son y dónde están? ¿Por qué esa permisividad?
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad