Nouriel Roubini

Casi todos los grandes bancos van a entrar en situación de quiebra y serán nacionalizados

0
0 votos
10-03-2009
Publicidad
El economista y profesor de la escuela de negocios Stearn de Nueva York, Nouriel Roubini acaba de afirmar en una entrevista a la cadena norteamericana CNBC que casi todos los bancos de EEUU van a entrar, en un plazo no superior a seis meses, en quiebra. Y que el Estado no tendrá más remedio que rendirse a la evidencia y nacionalizarlos. El economista y profesor de la escuela de negocios Stearn de Nueva York, Nouriel Roubini acaba de afirmar en una entrevista a la cadena norteamericana CNBC que casi todos los bancos de EEUU van a entrar, en un plazo no superior a seis meses, en quiebra. Y que el Estado no tendrá más remedio que rendirse a la evidencia y nacionalizarlos.

Roubini es conocido en los medios de comunicación de EEUU por el sobrenombre de Doctor Doom (Doctor Fatalidad o Doctor Agorero), por haber sido el único que se atrevió a pronosticar, hace ya más de tres años, la crisis financiera que se avecinaba y la dimensión sistémica que iba a alcanzar. 
 
En la entrevista afirma que debatir acerca de la nacionalización de la gran banca norteamericana es un debate estéril y ya superado. Cree que esto es absolutamente inevitable y que la discusión, en todo caso, está ahora centrada en si esta nacionalización debe ser total o parcial.
 
Para Roubini, lo que está sucediendo en la actualidad es que los grandes bancos de EEUU se han convertido en auténticos zombis financieros, que se mantienen en pie únicamente por la inyección constante de gigantescos recursos públicos. Inyecciones que sólo sirven para que sigan en pie, pero no para sanearlos. Dado que sus pérdidas y activos tóxicos son de tal magnitud, que por más dinero que inyecte el gobierno sólo supone echar una gota (o un cubo) de agua en la arena del desierto.
 
Anuncia para este otoño una nueva conmoción del sistema financiero norteamericano en el que incluso “las empresas que hoy parecen solventes, parecerán insolventes”. Y por ello propone como única alternativa viable ya hoy la nacionalización de la gran banca. Que el Estado se haga cargo de ellos. Eliminando sus activos tóxicos, aunque eso signifique dividir cada gran banco en varios más pequeños o reducir en varias veces su tamaño, para poder sanearlos y volver a venderlos al sector privado.
 
Una solución a la que se resisten a ultranza tanto sus mayores accionistas como el gobierno Obama. Resistencia que no hace sino agravar la crisis del sistema financiero y trasladarla con mayor virulencia a la economía productiva manteniendo cegado el punto de partida del ciclo de revalorización del capital.










Casi todos los grandes bancos van a entrar en situación de quiebra y serán nacionalizados
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad