El BNG acusa al PSG de "dar crédito al conflicto lingüí­stico"

Que la realidad no estropee la exclusión

En un alarde de irracionalidad, Jorquera ha afirmado que el giro soberanista y excluyente del tándem Touriño-Quintana nada tiene que ver con la derrota electoral

0
0 votos
09-03-2009
Publicidad
"Que la realidad no te estropee un buen titular", reza uno de los dogmas del periodismo amarillo. A esta sentencia parece haberse abonado Francisco Jorquera, diputado del BNG, para quien la realidad no debe estropear la construcción nacional de una Galicia constreñida en los estrechos márgenes del nacionalismo excluyente. "Que la realidad no te estropee un buen titular", reza uno de los dogmas del periodismo amarillo. A esta sentencia parece haberse abonado Francisco Jorquera, diputado del BNG, para quien la realidad no debe estropear la construcción nacional de una Galicia constreñida en los estrechos márgenes del nacionalismo excluyente.
En un alarde de irracionalidad, Jorquera ha afirmado que el giro soberanista y excluyente del tándem Touriño-Quintana nada tiene que ver con la derrota electoral, achacable en todo caso a "errores de apreciación".
 
Y es que la realidad, en un "error de apreciación", se empeña tozudamente en no coincidir con los delirios excluyentes.
 
Imbido de ese desprecio a la realidad, Jorquera acusa al PSG de "haber dado crédito al conflicto lingüístico", cuando Touriño afirmó -en los últimos días de campaña, y consciente del rechazo que genera la imposición lingüística- que "quería gobernar sin imposiciones idiomáticas".
 
Touriño, que en consonancia con Zapatero ha avalado durante los años de gobierno las políticas lingüisticas de la Xunta, aplicadas por el BNG, no tiene derecho a desmarcarse de ellas de forma oportunista en el último momento.
 
Pero es más sorprendente la negación de la realidad de Jorquera. ¿Cómo no se va a dar crédito al conflicto lingüístico si la imposición de las galaescolas -de donde se ha desterrado al castellano- y la negación a los padres castellanoparlantes de educar a sus hijos en la lengua materna ha generado un desconocido movimiento civil de protesta?
 
El nacionalismo gallego haría bien en marginar a los iluminados excluyentes como Jorquera, y hacer caso a los nacionalistas sensatos como Beiras, que claman por el abandono de la línea soberanista, volviendo a primar los posicionamientos progresistas que les permitieron ganarse el apoyo de amplios sectores de la población.
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad