Chaves fija en 1.200 millones la "deuda histórica" de Andalucí­a

La "deuda histórica": un disparate insolidario

¿Deuda histórica del Estado con Andalucí­a? ¿Andalucí­a reclamándole una deuda a España? ¿Pero qué disparate insolidario es este?

0
0 votos
09-03-2009
Publicidad
El presidente de la Junta de Andalucí­a, el socialista Manuel Chaves acaba de anunciar que, antes del 20 de marzo, quedará saldada la "deuda histórica" que el gobierno central mantiene con Andalucí­a, cifrada en 1.200 millones de euros. El presidente de la Junta de Andalucí­a, el socialista Manuel Chaves acaba de anunciar que, antes del 20 de marzo, quedará saldada la "deuda histórica" que el gobierno central mantiene con Andalucí­a, cifrada en 1.200 millones de euros.
¿Deuda histórica del Estado con Andalucía? ¿Andalucía reclamándole una deuda a España? ¿Pero qué disparate insolidario es este?
 
El primer estatuto andaluz, expresión de la restauración democrática, establecía una disposición adicional que recogía el compromiso del gobierno central por atender especialmente a las inversiones en esa comunidad, como forma de paliar su atraso secular, elevándola a la media de bienestar y progreso nacional.
 
Pero esa disposición, justa y que parte de fortalecer la unidad a través de la cohesión social de las diversas comunidades, se ha distorsionado hasta convertirla en su contrario.
 
En el mercado persa taifal en que se ha trasformado la negociación de la financiación autonómica, cada casta local ha sacado su particular carta insolidaria. Cataluña se inventaba un inaudito "expolio fiscal" -siendo una de las comunidades más ricas-, Ibarretxe estiraba el cupo vasco reclamando la caja de la seguridad social... y Chaves elevaba la "devolución de la deuda histórica" a reivindicación central de la "nación andaluza".
 
El nuevo estatuto llegó incluso a cuantificar unilateralmente esa deuda, fijando los plazos en que el gobierno central debía saldarla. Y estableciendo -a imagen y semejanza de Cataluña- una comisión bilateral Estado-Andalucía para dilucidar la financiación autonómica.
 
Pero el delirio se ha extendido a toda la clase política. El PP andaluz considera "insuficientes y ridículos" los 1.200 millones arrancados por Chaves. E IU los considera "una sumisión del gobierno andaluz al Estado".
 
¡Basta ya de disparates insolidarios! ¡Ya está bien que las castas locales, ilimitadas en su voracidad, pretendan dictaminar que parte de los recursos públicos les corresponden a ellos, en perjucio del resto de España!
 
Zapatero abrió la caja de Pandora al fracturar la financiación autonómica en diecisiete trozos inconexos y enfrentados. Ahora, cuando sufrimos la peor recesión de los últimos setenta años, es imprescindible acabar con los deliririos insolidarios, fortaleciendo la unidad y la cohesión nacional, herramientas imprescindibles para enfretnar la crisis con éxito.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad