Cómic

Mujeres en el cómic

El género femenino irrumpe en el mundo de la historieta, hasta ahora copado por hombres, y contribuyen a su crecimiento con historias más realistas y personales.

0
0 votos
09-03-2009
Publicidad
Lejos han quedado los tiempos en los que el cómic se dirigí­a sólo a adolescentes con una ligera tendencia a la misoginia, y en los que las mujeres sólo aparecí­an de vez en cuando enfundadas en ajustados vestidos de superheroí­nas de segunda. Una generación de autoras irrumpe con fuerza en el mercado, entre las que sorprendentemente destacan las dibujantes procedentes de Oriente Próximo, encabezadas por la reconocida Marjane Satrapi. Lejos han quedado los tiempos en los que el cómic se dirigí­a sólo a adolescentes con una ligera tendencia a la misoginia, y en los que las mujeres sólo aparecí­an de vez en cuando enfundadas en ajustados vestidos de superheroí­nas de segunda. Una generación de autoras irrumpe con fuerza en el mercado, entre las que sorprendentemente destacan las dibujantes procedentes de Oriente Próximo, encabezadas por la reconocida Marjane Satrapi.
El perfil dominante de la autora de cómics es el de una mujer joven, de estilo gráfico mucho más libre, y cuya temática principal es de carácter realista e incluso autobiográfico. Precisamente a este perfil correspondería el caso de la propia Satrapi, autora de Persépolis, historia personal ambientada en la revolución islámica iraní, que fue trasladada al cine con gran éxito e incluso llegó a estar nominada a un Oscar. Pero a su estela han aparecido nuevas autores que inciden en esta temática, como su compatriota Parsua Bashi, que acaba de publicar Nylon Road, o la libanesa Zeina Abirached, con El juego de las golondrinas, una historia autobiográfica ubicada en la guerra civil de Líbano en los años 80.
 
También desde África las mujeres reivindican su espacio en el mundo de la historieta, como en el caso de la saga Aya de Yopougon, en la que Marguerite Abouet -junto al dibujo de Clément Oubrerie- muestra otra cara del día a día en África a través de tres amigas del barrio de Yopougon, en Costa de Marfil. Tres jóvenes que habitan un espacio donde no todo es guerra y que quieren vivir sus vidas con libertad e independencia.
 
Pero las temáticas centradas en las mujeres también empiezan a ser abordadas por autores consagrados. En nuestro país encontramos el caso del veterano Hernán Migoya, que en Olimpita coloca como protagonista a una ama de casa y trabajadora andaluza, víctima de la violencia de su marido.
 
Más lejos de la novela gráfica, hay historietas protagonizadas por mujeres y escritas por grandes guionistas norteamericanos. En Lostgirls, uno de los cómics más destacados de 2008, el maestro Alan Moore transgredió el estereotipo de las protagonistas de los cuentos infantiles -Alicia, Wendy y Dorothy- junto a su mujer, Melinda Gebbie que se encarga de la parte gráfica, en una historia en la que las protagonistas de estos cuentos descubren sus fantasías sexuales.
 
Como en todos los ámbitos de la vida, la creación artística y literaria se ve redimensionada en los últimos tiempos gracias a la integración del punto de vista de mujeres luchadoras y grandes profesionales, que además, en el caso del cómic, otorgan una gran madurez al medio.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad