Alarma social: Murcia.

Al olor de la ganancia…los corruptos se buscan las mañas.

De la gran banca a las hipotecas, pasando por el fraude y la corrupción.

0
0 votos
08-03-2009
Publicidad
 
Cada día aparecen más datos del caso de corrupción de la empresa municipal de limpieza Limusa de Lorca. El cálculo de la cantidad defraudada ya asciende a 744 000 euros. Si en la época de bonanza y la actual crisis la gran banca de Botín es la que se queda con nuestras plusvalías mediante créditos e hipotecas, detrás de cada número hay una gota de sangre de pato, y detrás de cada operación la corrupción deja tras de sí incontables gotas de sangre de pato de dinero que todos pagamos mientras hay que hacer malabares para llegar a final de mes en el mejor de los casos.
 
La burbuja inmobiliaria tiene en medio grandes tramas de corrupción, cuadros de la burguesía a los que se les deja sacar beneficios con oscuras artimañas para que todo continúe de forma que estén contentos todos, todos los que son pagados y comprados con nuestro dinero claro, porque el resto de gente, las masas somos las que pagamos. Las masas somos las que pagamos en dinero e impuestos y las que pagamos los recortes, el derrocha, el dinero utilizado de forma non grata y en última instancia las hipotecas.
 
El caso Limunsa es un ejemplo de cómo hasta una empresa de limpieza municipal, vale para la corrupción urbanística. Cabo Cope Naturaleza se considera como la empresa matriz desde la que se hacían diversas operaciones. Por un lado las comisiones y el fraude del IVA correspondientes a operaciones de promoción inmobiliaria, por otro lado, ventas invisibles de grandes operaciones inmobiliarias directamente o a través de la compra de participaciones en sociedades dedicadas a la promoción a través de la sociedad de inversiones Umbe S.L.
 
La explosión de la burbuja que tanto preocupa al Gobierno que plantea un plan anticrisis millonario basado en insuflar aire artifciosamente al sector de la construcción mediante obras urbanas. Sin embargo, de lo que estamos hablando es de una economía basada en el sector atrasado del ladrillo que deja un reguero de ganancias oscuras de una parte, y unas situaciones familiares que se hacen insostenibles con las hipotecas y el paro por otra. Como en todo, están los que ganan y los que pagan. No se trata de especulación, se trata de corrupción, de dinero estafado a todos para por el camino dejar todas esas gotas de sangre de pato que engordan barrigas a costa de todos. Reponer el daño causado en inversión en economía productiva debe ser el camino. No hace falta un afán recaudatorio, bastaría que los corruptos sean acorralados y que paguen lo robado para que este dinero robado a todos se invierta en beneficios de todos, en generar riqueza y empleo.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad