Chávez reinicia las nacionalizaciones estratégicas en Venezuela.

"¡Te voy a expropiar, Mendoza!"

El gobierno bolivariano busca nacionalizar una serie de sectores estratégicos de la economí­a venezolana para apuntalar la soberaní­a nacional.

0
0 votos
08-03-2009
Publicidad
El gobierno de Hugo Chávez en Venezuela ha comenzado una nueva ofensiva nacionalizadora que pone los pelos de punta a las multinacionales y a la oligarquí­a venezolana. El objetivo que busca el gobierno bolivariano es recuperar el control de la industria alimentaria y de bienes básicos, una de los frentes por donde intentan desestabilizar la economí­a del paí­s caribeño. El capital internacional ha intentado crear malestar social en Venezuela especulando con el precio de alimentos básicos como el arroz, componente base de la dieta de las clases populares. El gobierno de Hugo Chávez en Venezuela ha comenzado una nueva ofensiva nacionalizadora que pone los pelos de punta a las multinacionales y a la oligarquí­a venezolana. El objetivo que busca el gobierno bolivariano es recuperar el control de la industria alimentaria y de bienes básicos, una de los frentes por donde intentan desestabilizar la economí­a del paí­s caribeño. El capital internacional ha intentado crear malestar social en Venezuela especulando con el precio de alimentos básicos como el arroz, componente base de la dieta de las clases populares.
Desde que empezó la crisis económica, la caída de los precios del petróleo ha hecho que los capitales busquen otras fuentes de negocio. La especulación con los biocombustibles ha hecho que el precio de los alimentos básicos –basados en los cereales, una de las fuentes de biocarburantes- se dispare en poco tiempo, creando grandes problemas sociales en las capas más desprotegidas de las masas del tercer mundo.
 
El gobierno venezolano ha tomado medidas, regulando por ley los precios del arroz blanco. Pero las multinacionales han burlado la ley, desviando la producción de arroz a variedades de cereal saborizado –no sometidas a la regulación gubernamental- provocando carestía de arroz blanco y malestar social. Este es el motivo que ha esgrimido Chávez para anunciar la nacionalización de la planta de Cargill este miércoles, después de comprobar que en la misma no se produce arroz “parboiled”. La multinacional ha replicado que la planta está preparada para producir exclusivamente este tipo de cereal, pero el gobierno ha abierto una investigación judicial a Cargill, acusándola de violar las  leyes que garantizan el acceso de la población a alimentos de calidad y con precios justos.
 
No es el único caso: la administración Chávez dice haber verificado que esa y otras empresas producen solo un 10% de arroz en presentaciones populares mientras que el restante 90% son variedades "saborizadas" con precio libre. El gobierno bolivariano advirtió que procederá de igual forma con la venezolana Polar, otra gigante productora de alimentos, si no corrige políticas que desde el fin de semana pasado le cuestan una "intervención temporal" de noventa días. "Si se ponen cómicos (...), los expropiamos (...); nosotros pudiéramos expropiar todas las plantas de la Polar (...); los expropiamos y les pagamos con unos bonos", declaró el gobernante venezolano el miércoles.
 
Dirigiéndose expresamente a Lorenzo Mendoza, presidente de Empresas Polar, Chávez le advirtió: "Si usted quiere pelear con el Gobierno, usted verá; y no es con el Gobierno, es con la ley (...). Ojalá la Polar se ponga a derecho, si no se pone a derecho, ¡te voy a expropiar Mendoza!". "Quiero que me inspeccionen todo; todas las plantas que producen la harina, harina de maíz, las que producen el aceite (...) el tema del papel sanitario", apuntó en uno de sus programas de televisión al explicar que actúa así para "proteger al pueblo".
 
El gobierno bolivariano busca así nacionalizar una serie de sectores estratégicos de la economía venezolana para apuntalar la soberanía nacional frente a las maniobras desestabilizadoras de las potencias extranjeras, principalmente EEUU. El  jueves, la finca agrícola de la multinacional irlandesa Smurfit Kappa Group, que produce papel, era también expropiada en el marco de la reforma agraria impulsada por Chavez.
 
Chávez inició en 2007 un vasto plan nacionalizador, en el que ha incluido, entre otros "sectores estratégicos", al del petróleo, la electricidad, las tierras y la telefonía, tras previas o posteriores indemnizaciones o acuerdos de compraventa.
 
El plan continuó en 2008 con los sectores del cemento y el siderúrgico, mientras que quedó pendiente una incursión estatal en el bancario, con intenciones de compra del Banco de Venezuela al grupo español Santander, anunciada públicamente por Chávez. Tras congelarse recientemente la negociación con el grupo español, debido, según versiones periodísticas no comentadas oficialmente, a la caída del precio del petróleo, principal fuente de divisas de Venezuela, el empeño nacionalizador de Chávez no registraba movimientos importantes desde mediados del año pasado.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad