Los EEUU no ceja en su obsesión enfermiza e ilegal del bloqueo a Zimbabwe.

Zimbabwe y la intolerable hipocresí­a imperialista.

Las medidas que piden el FMI, el BM y los EEUU, van contra las leyes y la Constitución de Zimbabwe.

0
0 votos
22-03-2009
Publicidad
El Fondo Monetario Internacional (FMI) enviará una misión a Harare, la semana que viene a petición de las autoridades de Zimbabwe. Un equipo dirigido por Vitaliy Kramarenko que llevara a cabo la consulta del Artí­culo IV 2009 "La misión del FMI revisará la situación económica de Zimbabwe y las perspectivas y discutir con las autoridades de sus polí­ticas para hacer frente a la aguda crisis económica y humanitaria que enfrenta el paí­s. FMI planea reunirse con el ministro de Hacienda y otros altos funcionarios, así­ como representantes de la sociedad civil y los sectores financiero, empresarial, académico, diplomático y las comunidades. El equipo del FMI trabajará en estrecha colaboración con el Banco Mundial". El Fondo Monetario Internacional (FMI) enviará una misión a Harare, la semana que viene a petición de las autoridades de Zimbabwe. Un equipo dirigido por Vitaliy Kramarenko que llevara a cabo la consulta del Artí­culo IV 2009 "La misión del FMI revisará la situación económica de Zimbabwe y las perspectivas y discutir con las autoridades de sus polí­ticas para hacer frente a la aguda crisis económica y humanitaria que enfrenta el paí­s. FMI planea reunirse con el ministro de Hacienda y otros altos funcionarios, así­ como representantes de la sociedad civil y los sectores financiero, empresarial, académico, diplomático y las comunidades. El equipo del FMI trabajará en estrecha colaboración con el Banco Mundial".
Desde su creación, como monopolio de la USURA internacional y en los últimos episodios de crisis, el FMI ha demostrado tener poca o ninguna capacidad para apoyar a las economías en crisis, es más la caterva formada por el FMI y BM han cometido el encargo imperialista de hundir en la miseria, el hambre y la deuda, a todos los países en desarrollo a los que les han brindado su “ayuda”. Incluso su nulidad para anticipar la posibilidad de situaciones de crisis, ha generado una gran polémica en torno a la utilidad de dichos organismos. Y lo que tenían que pedir es que reembolsaran todos los pagos que estos pueblos han tenido que darles en nombre de una deuda orquestada para someterlos, expoliarlos y aniquilarlos.
 
En el caso de Zimbabwe, los problemas comenzaron con la política agraria que impuso Mugabe. Hasta la reforma agraria, 4.500 propietarios blancos poseían el 80 por ciento de la mejor tierra cultivable, mientras un millón de campesinos negros se repartían 16 millones de hectáreas de peor calidad. Antes de que se hicieran efectivas las sanciones impuestas por Estados Unidos, el gobierno había logrado el 96 por ciento de alfabetización y un cierto nivel de cobertura sanitaria. Hoy muestra un desolador panorama de hambre, enfermedades y miserias.
 
Lo que FMI desde que elimino la balanza de pagos de apoyo a Zimbabwe en 1999, ha exigido a Mugabe es que adopte medidas urgentes en su estructura económica, restaurar los derechos de propiedad (de los blancos)y el Estado de Derecho (neo-colonial).
 
 
El 11 de septiembre de este año Tsvangiria y Mugabe firmaron un acuerdo para compartir el poder que detalla varios puntos críticos. Algunos de esos puntos ha destacar son: Reafirmar el principio de la Carta de las Naciones Unidas de no interferencia en los asuntos internos de los miembros (estados/naciones), ¿A los EEUU nadie le ha leído está parte?; Acuerda que nadie de fuera tiene el derecho de hacer un llamado o campaña a favor de un cambio de régimen en Zimbabwe; Acepta la irreversibilidad de la adquisición y redistribución de tierras; Acuerda hacer un llamado al gobierno de Reino Unido para que acepte la responsabilidad principal de pagar compensaciones por las tierras adquiridas de anteriores propietarios para reasentamientos Acuerda que se levante cualquier forma de medidas y sanciones en contra de Zimbabwe. El presidente de Estados Unidos Barak Obama, ha prorrogado por otro año las sanciones económicas contra Zimbabwe. Eso si, lo hace porque le "preocupa el bienestar" de un pueblo enfermo, hambriento y acosado.
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad