60 mineros de Boliden se encadenan a la puerta del Parlamento andaluz

Chaves contra los mineros

Exigen la recolocación de los 73 mineros en paro prometida por la Junta desde hace 10 años.

0
0 votos
07-03-2009
Publicidad
"Trabajo sí­, miseria no", "Boliden solución" o "Chaves, así­ vas a hacer bueno a Franco" son algunas de las consignas que corean los mineros hartos de las traiciones de la Junta. Los mineros se instalaron desde hace varios dí­as un campamento por tiempo indefinido frente al Parlamento andaluz en demanda de su recolocación acordada, primero, en 1998 y, luego, en el 2007, y que la Junta no ha cumplido. "Trabajo sí­, miseria no", "Boliden solución" o "Chaves, así­ vas a hacer bueno a Franco" son algunas de las consignas que corean los mineros hartos de las traiciones de la Junta. Los mineros se instalaron desde hace varios dí­as un campamento por tiempo indefinido frente al Parlamento andaluz en demanda de su recolocación acordada, primero, en 1998 y, luego, en el 2007, y que la Junta no ha cumplido.
Desde el 2007 no han recibido ninguna oferta de recolocación. Se trata de los 73 ex trabajadores de Boliden que quedaron en desempleo tras acabar los trabajos de regeneración de la zona afectada por el vertido tóxico en 1998 de Minas de Aznalcóllar, gestionada por la multinacional sueca.
Es un conflicto que arrastra la Junta de Andalucía desde hace, nada menos, que diez años.
En 1998 la multinacional Boliden, que explotaba la mina a cielo abierto de Aznalcóllar causaba una catástrofe ecológica afectando al Parque Nacional del Coto de Doñana.
Boliden salió huyendo y dejó a 520 mineros en paro.
La Junta de Andalucía firmó con ellos, en 2002, un documento por el que “garantizaba” que los mineros no prejubilados (éstos fueron 308) mantendrían sus empleos y categorías.
Algunos ex mineros fueron contratados por EGMASA, la empresa pública de la Junta. En el  2007, 75 ex-mineros estaban trabajando en esta empresa, todos con contratos eventuales, hasta que en agosto de ese año despiden a 22.
Se supone que la recolocación definitiva vendría en el 2008, pero al contrario de lo prometido por la Junta, los mineros han sido despedidos. 

El portavoz de los mineros acampados, Juan José Fernández, explicó que los trabajadores se han establecido allí con carácter indefinido, pues como dijo “ya no podemos hacer otra cosa más que protestar con todas nuestras fuerzas”. 

Denuncian que, además, como medida de presión se les han negado el subsidio de desempleo “así que estamos en paro y sin cobrar nada, nuestra situación es desesperada” explica Fernández. 

Mientras Chaves se gasta 60 millones de euros en un palacete condena a los ex mineros de Boliden a estar suplicando por recuperar su trabajo, les elimina el subsidio de desempleo y la Junta incumple, nuevamente, sus promesas.
 
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad