Los trucos burocráticos esconden hasta nueve meses de demora en las listas de espera

¿Listas de espera invisibles?

Desde que un paciente llega al médico de cabecera hasta que entre en lista de espera quirúrgica, pueden pasar hasta seis meses que son borrados por la administración

0
0 votos
07-03-2009
Publicidad
La "contabilidad creativa", ese retorcimiento de las matemáticas para que dos más dos sumen tres o siete, según convenga, se ha extendido a muchos más ámbitos que el de la ingeniería financiera.
Concretamente al del cómputo de las listas de espera sanitarias. Algunos gobiernos autonómicos, como el valenciano, exhiben reducciones en las listas de espera. Pero en la realidad, los pacientes sufrimos demoras, a veces de hasta nueve meses, que por arte de magia no se cuentan en las estadísticas oficiales.
Los inspectores médicos de la Comunidad Valenciana han denunciado que desde que un paciente llega al médico de cabecera hasta que entre en lista de espera quirúrgica, pueden pasar hasta seis meses de consultas, pruebas diagnósticas, que son borrados por la administración sanitaria.
Así, los 45 días de tiempo máximo de espera entre la primera visita médica y la operación, fijadas como máxima demora por la ley, se transforman en meses, o en algunos casos en un año.
Pero la contabilidad creativa de las autoridades sanitarias las comprime artificalmente hasta los 45 días preceptivos. Los consejeros de sanidad convocan fastuosas ruedas de prensa para anunciar que en su comunidad se han cumplido los tiempos, o que incluso se han reducido las listas de espera. Pero los pacientes sufrimos en nuestras carnes interminables retrasos, que a veces afectan gravemente nuestra salud.
Subterfugios contables utilizados, en este caso por la Generalitat valenciana, para no incrementar el presupuesto sanitario, no ampliar los médicos y especialistas, no abrir nuevos centros, no comprar más equipos...
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad