Cada vez es má innegable que la corrución no es estructural.

La corrupción, de la Alcaldí­a al Senado. Suma y sigue.

El Presidente andaluz planteó hace poco que la corrupción del PP es estructural, pero ¿y en el PSOE?

0
0 votos
07-03-2009
Publicidad
Mientras las instituciones nos endeudan a todos con creditos para mantenerse, nosotros ni si quiera podemos imaginarnos las dimensiones y las jerarquí­as de las tramas de corrupción en España. Mientras las instituciones nos endeudan a todos con creditos para mantenerse, nosotros ni si quiera podemos imaginarnos las dimensiones y las jerarquí­as de las tramas de corrupción en España.
La corrupción sigue subiendo escalones en la partitocracia española. De Murcia a Madrid.
        Antes de ayer pudimos ver como un ex Consejero del Gobierno de la Región de Murcia era detenido por agentes de la policía nacional. El ex Consejero de Industria y Medio Ambiente había pasado de ser veterinario a Director General de HEFANE, la mayor empresa regional. En los distintos registros los agentes encontraron 40.000 € en la guardilla de sus casa.
     Al que fuera consejero desde 1995 hasta 2006, se le investigan los supuestos delitos de prevaricación y cohecho. El se ha negado a declarar.
     Hoy vemos como, el senador del PSOE, Manuel Hurtado ha sido enviado al Tribunal Supremo por Olga Reverte, titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Molina de Segura (Murcia).
     Hurtado firmo un contrato para construir un polideportivo. Lo extraño es que el polideportivo se abrió al público casi cuatro meses antes.
Hurtado fue alcalde de Ceutí casi treinta años, pero actualmente es Senador.
     Empieza a ser innegable que la corrupción no es aislada, sino una amplia red estructural que recorre la partitocracia. Ya no es “Pepe el mecánico”, apodo por el que se conoce al alcalde de Librilla, implicado en una trama de 6 millones. Se está empezando a mostrar como la corrupción recorre puestos destacados de las partitocracia nacional. Desde los niveles regionales al senado. Toca desde Camps en Valencia al Senador Hurtado, desde el ex Consejero Marqués hasta…
     La respuesta de los grandes partidos frente a esto es la tolerancia. Otra opción sería una amplia depuración interna a bombo y platillo. Una investigación de absolutamente todos los cargos públicos y políticos del partido. Pero frente a esta opción Rajoy defiende a capa y espada a los últimos implicados en su escándalo.
¿Que se esconde cuando se defiende mediante todas las formas posibles a corruptos? ¿Qué interés hay en mantener esta estructura?
     Por su parte el PSOE tiene 45 cargos implicados en escándalos que no han sido depurados ni del partido ni de su responsabilidad pública. Solo en Andalucía la corrupción por parte del partido de Zapatero se ha revelado en Sevilla, Málaga, Almería y Córdoba.
     Es una red, la de ambos, inimaginable para la mayoría de los ciudadanos. Las regiones se traspasan y las escalas se suben y se bajan.
     Pero su conocimiento solo se utiliza como arma de desgaste contra el otro partido. ¿Por qué nadie habla de la estimación de dinero que desaparece de los fondos públicos?
     Mientras esto ocurre todas las instituciones se endeudad a largo plazo para mantener los gastos propios. Pero solo con lo que sobra, es decir, con lo que nos roban, se pueden crear muchísimos puestos de trabajo. Se pueden abrir sectores estratégicos de los que, en la actualidad, dependemos del extranjero. Lo cual quiere decir que son rentables, porque si se los tenemos que comprar a Francia o Alemania…
     Tiene razón Rosa Diez cuando dice que es determinante un regeneración democrática, pero de verdad. Hay que limpiar el estado de parasitismo porque es un impedimento de base para enfrentarnos a la crisis.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad