Cáritas sin queda sin leche ni legumbres en la primera semana.

Las personas que van a caritas comienzan a ser trabajadores.

Mientras el Santander crece 8.000 millones, trabajadores con hipoteca van a Caritas.

0
0 votos
07-03-2009
Publicidad
En está situacion de abismo, de la que esperamos que lo peor esté por legar, ¿Hay alternativa? En está situacion de abismo, de la que esperamos que lo peor esté por legar, ¿Hay alternativa?
Cáritas se queda sin comida para 3500 familias en Murcia.
     En concreto la delegación murciana de la asociación benéfica se ha quedado sin leche ni legumbres en la primera semana del mes. Todo un record que demuestra una vez más la extremada situación que se está empezando a vivir en España.
     La entidad tiene 157 centros repartidos por toda la geografía murciana. Junto a la acogida de inmigrantes sin papeles y trabajo y personas sin techo el servicio alimentario es uno de los mejores aspectos de la Iglesia en este país.
     El mantenimiento de alguno de estos servicios les está llevando a enfrentarse con el Gobierno. Por ejemplo a las multas, que pueden llegar a 10.000 €, por acoger y prestar ayuda económica a inmigrantes en situación de irregularidad.
Ahora Caritas informa de que el perfil de individuo que acude a los centro de beneficencia para comer ha dado un giro de 180º. En el año 2007 la inmensa mayoría de personas que necesitaban este auxilio eran inmigrantes sin papeles o gente con alto riesgo de exclusión. Ahora estos se mantienen, pero la nueva mayoría son trabajadores en paro o que no pueden mantener una cesta de la compra y una hipoteca al mismo tiempo.
     Ahora el 30 % son españoles, parejas de mediana edad.
Jesús Abandonado ha aumentado sus servicios en un 25 % y tiene previsto añadir una comida diaria.
     Alarmante situación que parece que no tiene fondo. Se esta creando una situación de abismo social en la que todos estamos esperando a que llegue lo peor. Parece que no existe alternativa ninguna.
     Hubo tiempo de prosperidad, pero vino la crisis. Ahora no hay trabajo para nadie y cada vez más sectores de la sociedad van a la beneficencia para comer por lo menos una o dos veces al día. Hace poco se supo que el 30 % de la indigencia vasca procedía del sector de los autónomos. Gente que hasta hace dos años era su propio jefe, con sus libertades, con su propia empresa. Ahora a Caritas.
     Pero mientras esta sangrante realidad nos ocurre al pueblo trabajador Emilio Botín gano más de 8.000 millones de euros y a su estela bancos y cajas de todo el país siguen aumentando sus beneficios. Pero no es el único sector que sigue en alza, los monopolios eléctricos, los de la comunicación e incluso un sector de la construcción sigue construyendo (las urbanizaciones de super lujo).
      La cuestión es ¿hay alternativa?
Pues claro que si. Cada día se descubren sectores productivos que a contra corriente siguen avanzando y creando riqueza y empleo. Dígase agricultura, dígase producción de energía renovable, dígase metalurgia o areonautica.
     Pero al mismo tiempo que se descubren estos sectores también descubrimos sus grandes lastres. Por ejemplo en muchos campos españoles se está dando una oleada de robos de forma impune, o Marruecos revienta el cupo de importaciones de tomate también de forma impune.
     En la producción de energía se paralizan aperturas de fábricas pero se importa ese mismo material desde Alemania. Se sube la tarifa del consumidor pero se baja al pequeño productor de energía solar.
     Y así un sinfín de experiencias que recorre todo el país. La alternativa a la crisis tiene un pie en que los sectores más productivos se relancen y se pongan de acuerdo para crear un Plan Nacional Industrial y Productivo. Solo así empezaremos a recuperar empleo  riqueza.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad