El cambio de ruta hacia Libia.

Lampedusa infrahumana y colapsada.

Han llegado a las islas de Lampedusa y Sicilia un total de 291 personas.

0
0 votos
05-03-2009
Publicidad
Durante las últimas horas han llegado a la isla de Lampedusa un total de 291 personas. A la primera hora del dí­a, una barcaza con 170 personas, entre ellos 17 mujeres y un recién nacido, consiguieron eludir los controles y entró directamente al puerto de Lampedusa. En los viajeros de la segunda embarcación suman las cerca 120 personas y fueron interceptadas durante la madrugada en el Canal de Sicilia, 86 personas fueron acompañadas a Lampedusa y 34 a Porto Empedocle, en el sur de Sicilia. Hay que destacar la llegada de niños y mujeres embarazadas. Durante las últimas horas han llegado a la isla de Lampedusa un total de 291 personas. A la primera hora del dí­a, una barcaza con 170 personas, entre ellos 17 mujeres y un recién nacido, consiguieron eludir los controles y entró directamente al puerto de Lampedusa. En los viajeros de la segunda embarcación suman las cerca 120 personas y fueron interceptadas durante la madrugada en el Canal de Sicilia, 86 personas fueron acompañadas a Lampedusa y 34 a Porto Empedocle, en el sur de Sicilia. Hay que destacar la llegada de niños y mujeres embarazadas.
Estas personas serán trasladadas al centro de identificación y expulsión de la Lampedusa. Centro que ha visto menguada su capacidad y condiciones de una manera drástica después de un incendio que se produjo hace algunas semanas., el centro antes del incendio podía acoger a cerca 900 personas, en condiciones infrahumanas, ahora se le supone una capacidad para 500 personas encontrándose completamente colapsado y con servicios tercermundistas
 
La política de Berlusconi pese a sus nuevas leyes de corte discriminatorio, racistas y tendencia neofascistas no funcionan. Son las políticas diplomáticas del Gobierno de buen “talante” de Zapatero, las medidas de blindaje adoptadas por el Gobierno español, las nuevas disposiciones de la UE y la cooperación de Marruecos, Mauritania y Senegal las que han producido efectos visibles. El despliegue policial y diplomático español comprando las voluntades de los gobiernos anteriormente citados está desviando a las costas italianas a parte de las personas que antes llegaban en cayuco a Canarias o a Andalucía.
 
Casi cuatro años después de los asaltos a la valla de Ceuta y Melilla, con la atroz represión por parte de las fuerzas de seguridad tanto españolas como marroquíes, y la incesante llegada de cayucos a Canarias. Se ha producido el cambio de ruta hacia Libia, desde donde los inmigrantes intentan el asalto a las costas de Italia.
 
En este punto desde los medios de comunicación o manipulación imperialistas, se le ha acusado a Gadafi de expulsar a los inmigrantes de su país, pero otras fuentes apuntan que "La crisis coincidió con una ola de expulsiones a Níger ordenadas por Gadafi. Pero no expulsó inmigrantes, sino traficantes", explico Karim Ingal, un transportista de inmigrantes desde Agadez. Desde hace más 20 años, las mafias italianas usan la vía de Libia para la trata de blanca. Se llevan a las mujeres y quieren echar a los hombres. Es el cinismo en el estado más puro del fascismo.
 
Columnas de personas que esperaban su oportunidad en la costa marroquí se han desplazan ahora hacia Trípoli, a través de Argelia. Allí se juntan con los que suben desde Malí y Níger. La vía existe desde hace años, pero ahora es la más favorable. La más masificada también. el precio del viaje a Italia ronda los 1.400 dólares . "Hay que moverse. Si no puedes entrar por aquí, entrarás por allá. Yo salí de Nigeria en 1991. Lo he intentado en patera, por la valla y en cayuco; ahora iré hacia Libia y Dios me ayudará", suspira James Eppo, informático titulado en Lagos que no contempla el camino de retorno en sus alternativas de futuro.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad