Resultados de UPyD en Álava

El nido del diputado Maneiro

UPyD se ha convertido en la cuarta fuerza polí­tica en la ciudad de Vitoria.

0
0 votos
04-03-2009
Publicidad
 
Con 5.358 votos UPyD se ha colocado por delante de Ezker Batua, Eusko Alkartasuna y Aralar. Aunque el trecho es largo hasta los casi 26.000 votos del PP, los 28.295 del PNV y los 38.776 del PSE-EE, el primer paso dado es de gigante.
 
Se lee en todos los medios cómo los votos de UPyD han generado la debacle del PP en Vitoria. El PP ha generado su propia debacle. UPyD ha recogido votos por la firmeza democrática contra el nacionalismo excluyente, que es el mensaje que se dio. En segundo lugar, aunque no era un centro de su campaña, votos de izquierdas esperando que su otra forma de hacer política se note en la crisis. Ahí es donde hay mucho trabajo por hacer todavía.
 
La sangría de 9.329 votos del PP ha nutrido el resto de fuerzas constitucionalistas y a la abstención. El PSE ha ganado 2.880 votos más los 5.358 de UPyD suman 8.238. Se trata de votos “por la libertad y la unidad” que se han reubicado desde un PP desvalorizado no sólo por sus escándalos de corrupción internos (convenientemente aireados, todo sea dicho) sino por el giro dado por Rajoy que provocó el salto de María San Gil. Ese PP gestionaba una parte de las ansias de libertad de gente que, sin ser de derechas, veía en San Gil un bastión de firmeza que ahora está difuminado. ¿En cuantas manifestaciones nos hemos encontrado gente que admitía apoyar al PP en Euskadi no porque fuera de derechas sino porque no había una izquierda valiente que plantara cara a ETA y a Ibarretxe? Bueno pues ahora la hay, en UPyD. Este voto útil a Patxi López es un voto de “punching” contra la mandíbula de Ibarretxe que parece ha conseguido el objetivo de dejarlo tendido en la lona.
 
Pero, ¿en qué barrios ha conseguido esta cantidad de votos? ¿Barrios de derechas? De Vitoria ha conseguido más del 90% de los votos de toda Álava. Destaca el barrio de Arriaga-Lakua, donde se han obtenido 632 de los votos. Un barrio donde los constitucionalistas ganan de calle por 7.268 a 4.142 y donde aralar ha recabado un número grande de apoyos. A su vez, el PSE casi dobla en votos a PNV. Pero lo más destacable son los barrios de San Martín y Sansomendi son los que aportan 485 y 480 votos respectivamente.
 
Son barrios obreros de voto de izquierdas donde la influencia nacionalista es igualmente nimia. El voto constitucionalista suma 4711 y 5735 frente a 2.445 y 3.016 nacionalista respectivamente. Sansomendi es el barrio atenazado por la crisis de Mercedes, barrio obrero, muchos venidos de otras partes de España. El apoyo a UPyD habría podido ser mucho mayor si hubiera cogido como centro de la campaña la falta de democracia y la crisis y no sólo la primera. Hay que tener en cuenta que de haberse mantenido los niveles de participación de las anteriores elecciones UPyD los 5700 votos actuales no hubieran sido suficientes para rebasar la barrera de los 7500 necesarios. Aún con esas, la capital alavesa ha consolidado el castigo a las opciones que apuestan por la fragmentación y ha premiado (excepto al PP) a los que defienden la unidad.
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad