Washington enviará dos representantes a Siria

La ruta de Damasco

Guste a Washington o no, Siria es vital para la estabilidad de Oriente Medio, y Damasco podrí­a dificultar seriamente los planes norteamericanos de retirada ordenada de Irak

0
0 votos
04-03-2009
Publicidad
La secretarí­a de Estado de EEUU, Hillary Clinton, anunció hoy que la Casa Blanca enviará próximamente dos representantes a Siria, a fin de estudiar el futuro de las relaciones entre los dos paí­ses. El restablecimiento de relaciones entre los dos paí­ses se viene produciendo desde hace un tiempo, pero se ha intensificado con la llegada a la Casa Blanca de la lí­nea internacional de Obama. Son ya varios congresistas norteamericanos los que se han visitado Siria en los últimos meses, entre ellos el lí­der demócrata John Kerry, que pasó por Damasco después de visitar por sorpresa Gaza. La propia secretaria de Estado se entrevisto el lunes con su homólogo sirio, Walid Mualem, en la conferencia de Sharm el Sheij (Egipto). Tras años de enfrentamiento y amenazas de invasión por parte de la administración Bush, la Casa Blanca quiere explorar la ví­a diplomática con el régimen sirio, de forma complementaria a como lo está haciendo con su principal respaldo, Irán. La secretarí­a de Estado de EEUU, Hillary Clinton, anunció hoy que la Casa Blanca enviará próximamente dos representantes a Siria, a fin de estudiar el futuro de las relaciones entre los dos paí­ses. El restablecimiento de relaciones entre los dos paí­ses se viene produciendo desde hace un tiempo, pero se ha intensificado con la llegada a la Casa Blanca de la lí­nea internacional de Obama. Son ya varios congresistas norteamericanos los que se han visitado Siria en los últimos meses, entre ellos el lí­der demócrata John Kerry, que pasó por Damasco después de visitar por sorpresa Gaza. La propia secretaria de Estado se entrevisto el lunes con su homólogo sirio, Walid Mualem, en la conferencia de Sharm el Sheij (Egipto). Tras años de enfrentamiento y amenazas de invasión por parte de la administración Bush, la Casa Blanca quiere explorar la ví­a diplomática con el régimen sirio, de forma complementaria a como lo está haciendo con su principal respaldo, Irán.
"No tenemos forma de predecir el futuro de nuestras relaciones con Siria", afirmó Clinton en una rueda de prensa en Jerusalén con su colega Tzipi Livni, al comunicar que la misión de los enviados estadounidenses será "verificar las intenciones" de Damasco. Clinton adelantó que su país enviará "a un representante del Departamento de Estado y a otro de la Casa Blanca, para explorar con Siria los asuntos bilaterales".
 
Clinton subrayó que existe un "propósito de acercamiento" a Siria aunque resaltó que "para que merezca la pena el esfuerzo tiene que haber una perspectiva de beneficio para los intereses de Estados Unidos y de sus aliados. Hay una serie de cuestiones que podemos analizar y que tienen implicación regional", afirmó.
 
Se trata de la declaración de intenciones más clara hasta ahora por parte de Washington de restablecer sus lazos con Damasco tras años de enconadas relaciones entre ambos países. Bush colocó al régimen sirio de Bachar al-Assad en el "eje del mal", junto a su principal aliado y respaldo, Irán. Tras la "misión cumplida" en Irak, el Pentágono se llegó a plantear seriamente continuar la ofensiva con Siria, aunque el empantanamiento de Bagdad alejó finalmente la sombra de guerra de Damasco.
 
Siria, además, está incluida por Estados Unidos en la lista de países que alientan el terrorismo, por su apoyo, junto a Irán, a grupos armados de la región como el movimiento islamista palestino Hamás y la milicia chií libanesa Hizbulá. Siria ha ejercido históricamente una fuerte influencia –e injerencia- en los asuntos de Líbano, y hay firmes sospechas de que el régimen sirio estuvo detrás del magnicidio del presidente libanés Rafic Hariri, prooccidental y opuesto a Damasco. Sin embargo, guste a Washington o no, Siria es vital para la estabilidad de Oriente Medio, y aunque su magnitud sea menor que la de Irán, Damasco podría dificultar seriamente los planes norteamericanos de retirada ordenada de Irak, vitales a su vez para poder acometer el refuerzo de Afganistán.
 
Esta es la razón principal por la que EEUU busca entenderse con Siria. La aproximación de Washington a Damasco se produce también después de que el régimen de Bachar al-Assad protagonizará gestos para romper su aislamiento por Occidente, e iniciara el año pasado un proceso de negociaciones indirectas con Israel a través de Turquía. El objetivo de ese proceso es la devolución de los Altos del Golán que Israel ocupó en la Guerra de los Seis Días de 1967, desde la que ambos países permanecen formalmente en estado de guerra. Siria también tiene bastante que ganar en las conversaciones con la Casa Blanca.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad