Televisión

Herejes mediáticos

El misterioso "Observatorio Antidifamación Religiosa" ataca de nuevo, esta vez el blanco de sus iras es Pablo Motos.

0
0 votos
04-03-2009
Publicidad
Una nueva organización de origen desconocido ha saltado a la palestra mediática en los últimos meses. Su objetivo es permanecer vigilante a cualquier tipo de emisión -generalmente en programas de humor- que parodie o haga cualquier tipo de referencia a la religión católica, para lanzarse sobre él al arcaico grito de "¡herejí­a!". Esta moderna Inquisición, que según su página web es un inocente grupo de comprometidos ciudadanos cristianos, ataca ahora al programa de entretenimiento "El Hormiguero", por una inofensiva parodia polí­tica que recreaba el cuadro de "La Última Cena". Una nueva organización de origen desconocido ha saltado a la palestra mediática en los últimos meses. Su objetivo es permanecer vigilante a cualquier tipo de emisión -generalmente en programas de humor- que parodie o haga cualquier tipo de referencia a la religión católica, para lanzarse sobre él al arcaico grito de "¡herejí­a!". Esta moderna Inquisición, que según su página web es un inocente grupo de comprometidos ciudadanos cristianos, ataca ahora al programa de entretenimiento "El Hormiguero", por una inofensiva parodia polí­tica que recreaba el cuadro de "La Última Cena".
La primera incursión de este “observatorio” en la prensa generalista tuvo lugar el pasado mes de Noviembre. El motivo fue la frase que un alienígena pronunciaba en la comedia de ciencia-ficción Plutón BRB Nero: “La capilla sixtina es una sauna de chuloputas”. La repercusión mediática de su denuncia fue tan grande, que ha alentado al susodicho observatorio a seguir lanzando órdagos contra todo aquel que se actúe en las ondas con relativa libertad.
 
En relación a la denuncia que se realizó a la cómica serie de Álex de la Iglesia, pareció lógico pensar en un principio que se trataba de una graciosa artimaña del director, para promocionar una serie dirigida a un público minoritario que nunca pasó del medio millón de espectadores. De La Iglesia respondió con el humor que le caracteriza, mostrándose sorprendido por que los miembros de este “observatorio” se encontraran entre su escasa audiencia. Y sí, ayudaron enormemente a promocionar la serie.
 
Pero la cosa ha ido a más, envalentonados quizá por la insólita repercusión que han alcanzado sus absurdas acusaciones, y motivados por la recaudación de “donativos voluntarios” que esperan recibir en el número de cuenta que figura en su página web. Entre los herejes acusados encontramos al premio Nóbel José Saramago, al que acusan de incitar ¡al asesinato de obispos! También Alberto Sanjuan, por el discurso en contra de la Conferencia Episcopal que hizo en la gala de los Goya… hace año y medio –aunque en este caso culpabilizan también a todos los presentes en la sala, que le aplaudieron-. 
 
En el programa de Pablo Motos la parodia iba dirigida a Rajoy, pero esta organización, que dice hablar por los millones de católicos que hay en España, se ha sentido aludida y ha vuelto ha hacer sonar los teléfonos de cada una de las publicaciones diarias de este país, mostrando sus airadas quejas. De momento es un misterio quien está detrás de esta “agrupación ciudadana”, con muchos ingresos, a juzgar por el estado de su página web y los elevados costes de cada pleito judicial que emprenden, y también con poco trabajo, teniendo en cuenta el minuciosos estudio que realizan de la enorme oferta televisiva.
 
De lo que sí podemos estar seguros es de que los millones de católicos de España no están ni de lejos de acuerdo con la obsesiva persecución de humoristas y profesionales que esta organización está realizando.
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad