El narcotráfico "leña al fuego" en la inestabilidad del inestable paí­s.

Guinea Bissau, más vulnerable que nunca.

El Ejército ha indicado que se mantendrán las instituciones democráticas en Guinea Bissau.

0
0 votos
03-03-2009
Publicidad
Poco antes del magnicidio se habí­a convocado una reunión extraordinaria del Gobierno para afrontar la crisis derivada de la desaparición del general Tagme Na Waye. El asesinato del presidente Joao Bernardo Vieira, como la del general, rivales en el control del poder en Guinea Bissau , han ocasionado un shock en todo el paí­s. Las reacciones han sido rápidas, la comunidad internacional en completo ha condenado los sucesos, e instan tanto a los militares como al gobierno al mantenimiento de las Instituciones democráticas. Poco antes del magnicidio se habí­a convocado una reunión extraordinaria del Gobierno para afrontar la crisis derivada de la desaparición del general Tagme Na Waye. El asesinato del presidente Joao Bernardo Vieira, como la del general, rivales en el control del poder en Guinea Bissau , han ocasionado un shock en todo el paí­s. Las reacciones han sido rápidas, la comunidad internacional en completo ha condenado los sucesos, e instan tanto a los militares como al gobierno al mantenimiento de las Instituciones democráticas.
Oficiales de alto rango del Estado Mayor, en un comunicado aseguraron que el Ejército respetará «el orden constitucional y la democracia», incluyendo el actual Gobierno por lo que el presidente del Senado, Raimundo Pereira, asumirá interinamente la Presidencia y deberí­a convocar elecciones en un plazo de tres meses, según las leyes del paí­s.
 
La canciller guineana, Marí­a Adiato D´jalo Nanadigna, ha informado que se creará un comité de investigación para esclarecer las muertes de las dos personalidades, cuyos autores aún no han sido identificados. También afirmo que en breve se reunirá la comisión permanente del parlamento, para que el titular de ese órgano asuma la presidencia de la República de forma interina.
 
Esta situación ha puesto a Guinea Bissau, uno de los paí­ses más inestables y pobres de África occidental y escala del narcotráfico sudamericano hacia Europa, al borde del caos y la incertidumbre total. Los narcotraficantes sudamericanos han logrado manipular con su dinero, la voluntad militar y polí­tica de éste y otros paí­ses africanos como Cabo Verde y Senegal. Al tiempo han logrado manipular las tensiones internas para que las autoridades se ocupen más de sus problemas internos que de controlar a los cárteles camuflados en sus decenas de pequeñas islas colmadas de selva tropical.
 
En los últimos 5 años, Guinea Bissau ha visto incrementar la población de suramericanos, logrado permear esferas de poder que les otorgan papeles legales que les permiten transitar como nacionales de ese paí­s, por toda África. Dentro de las estrategias y tácticas esta la de apoyar a las guerrillas contrarias al gobierno para lograr aun más la desestabilización, más aun cuando el presidente Vieira se habí­a  comprometido internacionalmente con la Unión Europea y los Estados Unidos, en la lucha contra el narcotráfico.
 
En Guinea Bissau la inestabilidad polí­tica debido a la existencia de grupos de guerrillas, que promueven continuos golpes de estado y las continuas luchas entre la burguesí­a y militares por el poder. Ha servido para que los perseguidos cárteles de la droga de Sudamérica se establezcan, ya que este paí­s no posee la fuerza pública ni recursos suficientes para controlar su territorio.
 
En algunos sectores consideran a Guinea-Bissau como el primer narco-estado africano, controlado por carteles de la droga y desamparado a causa de una legislación insuficiente y una corrupción galopante. Ya que la "asociación" con el narcotráfico esta en la base de la lucha entre la clase gobernante y militar por el poder.
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad