La dirección de IU y el batacazo electoral de Ezker Batua

No se puede convivir con Madrazo

IU -si quiere ser la fuerza progresista que la batalla contra la crisis necesita- no puede convivir más con la lí­nea de entrega al etnicismo y a la burguesí­a vasca que representa Madrazo

0
0 votos
03-03-2009
Publicidad
"Es incomprensible". Así­ valoraba Cayo Lara, coordinador general de IU, el estrepitoso batacazo electoral de Ezker Batua en Euskadi. Para a continuación afirmar que "si la gestión al frente de la Consejerí­a de Vivienda ha sido buena, ¿por qué ese castigo del electorado?". Y concluir que "se abre un proceso de reflexión que EB hará de forma soberana". Ese no es el camino. Los votos han dejado las cosas muy claras. Y la dirección de IU -si quiere ser la fuerza progresista que la batalla contra la crisis necesita- no puede convivir más con la lí­nea de entrega al etnicismo y a la burguesí­a vasca más reccionaria que Madrazo representa.
 (EFE)
(EFE)
"Es incomprensible". Así­ valoraba Cayo Lara, coordinador general de IU, el estrepitoso batacazo electoral de Ezker Batua en Euskadi. Para a continuación afirmar que "si la gestión al frente de la Consejerí­a de Vivienda ha sido buena, ¿por qué ese castigo del electorado?". Y concluir que "se abre un proceso de reflexión que EB hará de forma soberana". Ese no es el camino. Los votos han dejado las cosas muy claras. Y la dirección de IU -si quiere ser la fuerza progresista que la batalla contra la crisis necesita- no puede convivir más con la lí­nea de entrega al etnicismo y a la burguesí­a vasca más reccionaria que Madrazo representa.
¿Acaso resulta incomprensible que los trabajadores vascos castiguen severamente a un Madrazo convertido en cómplice del etnicismo de Ibarretxe? ¿Es que puede catalogarse como "buena" la gestión de Madrazo, cuando lega el precio por metro cuadrado más alto de España y la mayor tasa de deshaucios por impago de hipotecas?
¿Entonces por qué a Cayo Lara le parece "incomprensible" el batacazo electoral de Madrazo?
Los votantes vascos han dejado las cosas muy claras. Desde que ingresó en el tripartito, el 54,2% de los votantes de Ezker Batua han dejado de votar a un Madrazo convertido en monaguillo de Ibarretxe. El mayor descenso de IU en Euskadi se ha producido precisamente en Vizcaya (allí ha perdido el 56% de los votos totales), la mayor concentración de clase obrera y pueblo trabajador, e histórico centro de la izquierda en Euskadi. Y donde Madrazo, que se presentaba en el número uno de las listas, ha perdido su escaño de diputado.
En localidades de la margen izquierda como Portugalete, Santurce, Barakaldo, Sestao, el colaboracionismo de Madrazo ha cosechado el más amplio rechazo.
Pero, en plena crisis, Madrazo ha sido castigado también por la gestión, como consejero de Vivienda del gobierno de Ibarretxe, de uno de los problemas que más gravemente afectan a los trabajadores.
Los datos desmontan la falsa literatura de una supuesta "política progresista de vivienda" aplicada por Madrazo como recompensa por respaldar a Ibarretxe.
La realidad es exactamente la contraria. Gracias a la "gestión" de Madrazo, Euskadi es la comunidad donde la vivienda es más cara, con un precio hasta un 46,2% superior a la media española.
Este sobreprecio asfixia a las familias vascas, que en plena crisis, y en porcentaje creciente, no pueden hacer frente a los pagos de la hipoteca. precisamente en Euskadi, un 110%, porcentaje que se eleva a un escadaloso 316% en Alava. Una situación que afecta también a los beneficiarios de una vivienda de protección oficial. Los adjudicatarios de VPO que se han visto obligados a renunciar a la vivienda, porque los bancos les han denegado los créditos, se ha incrementado un 70%.
¿Esto es una "política progresista de vivienda"? La respuesta de los trabajadores vascos ha sido contundente, dejando a Madrazo sin escaño.
Y la dirección de IU debe tomar buena nota. Cayo Lara representa una línea diferente a la encarnada por el nefasto tándem Llamazares-Madrazo. Ofrece signos contrarios al entreguismo al nacionalismo excluyente, y se enfrenta al seguidismo a la política económica de Zapatero, recortada a la medida de la gran banca.
Pero una cosa no puede convivir con otra. No es posible que Cayo Lara pretenda representar una alternativa diferente, y al mismo tiempo acepte -por meras cuestiones de poder orgánico dentro de IU- convivir con la línea que representa Madrazo.
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad