Arte

Dalí­, Freud y la muerte del surrealismo

El padre del psicoanálisis "certificó" la muerte del surrealismo, a finales de los años 30, en sus conversaciones con el genio ampurdanés.

0
0 votos
02-03-2009
Publicidad
El método "paranoico-crí­tico" creado por Dalí­ tras su expulsión de la comunidad surrealista liderada por Breton, nació de un primer cuadro y un poema. Ambas obras ven ahora la luz gracias a una edición de la propia Fundación Gala-Salvador Dalí­. Las conversaciones que Dalí­ mantuvo en Londres con Sigmund Freud, que estaban centradas en la contraposición del arte clásico y la expresión surrealista como métodos para el descubrimiento del subconsciente, convencieron a Dalí­ de la muerte del propio movimiento surrealista. El método "paranoico-crí­tico" creado por Dalí­ tras su expulsión de la comunidad surrealista liderada por Breton, nació de un primer cuadro y un poema. Ambas obras ven ahora la luz gracias a una edición de la propia Fundación Gala-Salvador Dalí­. Las conversaciones que Dalí­ mantuvo en Londres con Sigmund Freud, que estaban centradas en la contraposición del arte clásico y la expresión surrealista como métodos para el descubrimiento del subconsciente, convencieron a Dalí­ de la muerte del propio movimiento surrealista.
El óleo “Metamorfosis de Narciso”, de 1937, que se exhibe actualmente en la muestra “La sombra”, del Thyssen, lo mostró Dalí a Freud cuando lo visitó en Londres en 1938 para impresionar al padre del psicoanálisis. La ambición de Salvador Dalí era aparecer como una especie de dandi del intelectualismo universal, y fue en este momento cuando inició su camino de abandono del “dogma” surrealista, para crear de su propio personaje una obra de arte y un monumento al narcisismo.
 
Pero siempre existió una importante discrepancia entre Freud y los surrealistas que le veneraban. El manifiesto surrealista definía una implicación política con el fín de alcanzar la libertad colectiva, y un desarrollo de las teorías del subconsciente, para llevar a la máxima expresión el concepto de libertad individual. Pero Freud consideraba que el arte y la literatura, al igual que el mito, revelaban de forma inocente los secretos de la naturaleza humana. Es probable que Feud apuntara a Dalí que mientras el arte clásico le permitía indagar en el funcionamiento del inconsciente, sólo el inconsciente afloraba en una pintura surrealista, aseveración que Dalí consideró como el certificado de defunción del surrealismo como doctrina.
 
Lo cierto es que esta situación se dio con poterioridada que los propios surrealistas hubieran disuelto el movimiento en sí mismo, y empezaran a avanzar por vías diferentes, donde el cubismo se había consolidad como movimiento intelectual y artístico, y las vanguardias empezaban a extinguirse en la forma en la que hasta el momento habían sido conocidas.
 
El poema daliniano que centra su cambio de línea se titula “Mito de Narciso”. En su versión original fue escrito en pergamino, con tinta azul y en francés. Se trata de un texto relativamente extenso que reflexiona sobre el concepto de individualidad a lo largo de 22 páginas, que incluyen estudios para un lienzo del mismo título, asi como esbozos de la flor del Narciso.
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad