UPyD irrumpe en el parlamento vasco

¡Sí­, pudimos!

Los votos de UPyD son la expresión más avanzada de la amplia demanda social de una alternativa independiente y que pueda, de verdad, defender los intereses populares

0
0 votos
02-03-2009
Publicidad
22.002 votantes vascos han hecho posible el éxito sin precedentes de que, en su primera comparecencia en unas elecciones autonómicas, un diputado de UPyD, Gorka Maneiro, consiga su acta de diputado.
 Cartel electoral de De Verdad pidiendo el voto para UPyD en estas elecciones
Cartel electoral de De Verdad pidiendo el voto para UPyD en estas elecciones
22.002 votantes vascos han hecho posible el éxito sin precedentes de que, en su primera comparecencia en unas elecciones autonómicas, un diputado de UPyD, Gorka Maneiro, consiga su acta de diputado.
UPyD ha triplicado los resultados –ya extraordinarios- cosechados en las generales del pasado año. También en Galicia, con 22.000 votos y a pesar de no obtener representación parlamentaria, los apoyos recibidos en las urnas se han multiplicado por tres, dibujando una extraordinario resultado.

Son 22.002 votos conscientes, movilizados a contracorriente de los obstáculos, ataques y marginación impuesta a UPyD no sólo por el régimen nacionalista excluyente imperante en Euskadi, sino también por los dos grandes partidos nacionales, PSOE y PP.
22.002 ciudadanos vascos que han apostado por la firmeza y consecuencia en la lucha por la libertad y contra el etnicismo. Y que fortalecen con su voto el desarrollo de UPyD como una alternativa real y decisiva en la política española.

Como recalcó Rosa Díez en la noche electoral, UPyD será decisiva para hacer posible el cambio en Euskadi, que pasa por enviar a Ibarretxe a la oposición y por conquistar un gobierno que desmantele el régimen etnicista y restituya la libertad.

Pero la líder de UPyD también recalcó “el compromiso con los ciudadanos”, resaltando que el voto “no ha sido un cheque en blanco” y reafirmando la responsabilidad de llevar adelante en el parlamento los compromisos adquiridos en campaña.

Y es también esta regeneración democrática, frente a un régimen bipartidista férreamente controlado con el objetivo de que las opiniones mayoritarias no puedan expresarse en el debate político, lo que ha impulsado a miles de vascos y gallegos a dar su voto a UPyD.

Como las generales, estas autonómicas han demostrado la existencia de una amplia demanda social de alternativa. De una alternativa independiente de los grandes centros de poder, que defienda la unidad y la libertad, que recoja las mejores tradiciones de la izquierda, que regenere una vida política secuestrada por una casta política ajena a los problemas reales de la gente.

Una necesidad que en tiempo de crisis se hace más acuciante. Los votos cosechados por UPyD son la expresión más avanzada de esa demanda social. Pero ésta recorre capas mucho más amplias de la sociedad. Llegar a ellos, ganarse su apoyo, es ahora el reto.
Y, tras los éxitos cosechados en los dos comicios, ahora es el momento de dar un nuevo impulso al proyecto que significa UPyD.

Las próximas elecciones europeas son una inmejorable oportunidad para ello.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad