Música

U2: Franquicia de Riffs

Los riffs de The Edge y la base rí­tmica de Clayton y Mullen son reconocibles en multitud de bandas de los 90´s.

0
0 votos
01-03-2009
Publicidad
El próximo 2 de marzo, y después de cinco años, sale a la venta el nuevo disco de U2. Una mezcla de nuevos sonidos y rasgos clásicos de la fórmula que les lanzó a la fama. " No Line On The Horizon" combina una nueva distorsión tecnológicamente avanzada, melodí­as de novedosa factura, ambientes electrónicos, los riffs de sus inicios y una base rí­tmica demoledora. El próximo 2 de marzo, y después de cinco años, sale a la venta el nuevo disco de U2. Una mezcla de nuevos sonidos y rasgos clásicos de la fórmula que les lanzó a la fama. " No Line On The Horizon" combina una nueva distorsión tecnológicamente avanzada, melodí­as de novedosa factura, ambientes electrónicos, los riffs de sus inicios y una base rí­tmica demoledora.
Aunque anteriores trabajos han generado alguna insatisfacción, “Get On Your Boots” – el primer sencillo – llama a la reconciliación. Este es su decimosegundo trabajo en 25 años de carrera, y pese a los cinco años de asueto nadie puede negar que el Grammy recibido por Coldplay tiene cuatro musos inspiradores: U2. Pocos han conseguido crear un sonido tan propio e inconfundible en las primeras notas.
Once temas seleccionados entre cincuenta o sesenta aspirantes componen un disco que ya ha movilizado a cientos de miles de fans en todo el mundo en larguísimas colas de espera.

En este caso, el más que dudoso “compromiso social” de Bono – aparte de otras veleidades en el mundo de los negocios que no vienen al caso - es un punto negro en la trayectoria del grupo. Hace unos años participó en una gira con el Secretario del Tesoro norteamericano sirviendo de “mamporrero” de una campaña de acoso contra el gobierno sudafricano que había denunciado el uso por parte de las multinacionales de medicamentos dañinos en el tratamiento del sida en embarazas.

Pero, a pesar de todo, el marketing ha seguido alimentando el carácter mesiánico de un grupo que entretenido en sus otros quehaceres siempre se ha tomado el trabajo de composición con mucha calma. Éste quizás sea su punto más débil, musicalmente hablando: tan solo doce discos en casi tres décadas.

Podría decirse que si la calidad cumple, nada es reprochable. Y es así. Pero el tiempo es implacable y a veces se cobra la deuda adquirida con la trayectoria propia, como le ocurrió a Police: excelentes músicos, inigualable estilo, pero agotadas aportaciones… nadie le siguió por el camino.

No es el caso. De entrada U2 ya cuenta en su curriculum con el valioso mérito de haber creado un sello que ha dejado su huella en la música de la última década. Los riffs de The Edge y la base rítmica de Clayton y Mullen son reconocibles en el sonido de multitud de bandas nacidas en la década de los 90´s, como si de una potente franquicia de riffs se tratase.

“Stand up Comedy”, “Breathe”, “Fez-Being Born”, “White as Snow”… son temas que redondean lo ecléctico de un disco que a todos puede sorprender y a cada uno reserva su lugar. A parte de que la banda ya se ha encargado de hacerlo llegar a través de dosis salivales; una contundente campaña de marketing, un anuncio progresivo del nuevo lanzamiento y el goteo de cortes que han alcanzado las 100.000 descargas… ilegales. Luego se quejan un poco y lanzan el disco en cinco formatos diferentes, con libretos, posters y hasta la posibilidad de acceder a la película que han filmado de la mano de Anton Corbijn.

El pasado viernes noche el grupo irlandés ofreció un concierto desde la azotea de un edificio de la BBC en Regent Street. Ésta es la tercera: en 1987 debutaron con la grabación del videoclip de “Where the streets have no name” en una azotea de Los Ángeles, y en el 2000 repitieron interpretando “Beautyful day“ desde lo alto de un hotel de su propiedad.
Los hijos predilectos del post punk se han convertido en una gigantesca máquina de producción de música y espectáculo vigente.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad