Acoger a inmigrantes ilegales infraccion grave.

Tras el retorno "voluntario" la multa.

Acoger a inmigrantes tendrá multa de 10.000 €. ¿Este es el talante de ZP?

0
0 votos
01-03-2009
Publicidad
inmigrantes de usar y tirar. La banca y su gobierno ya no necesitam a este sector obrero y pretende sacarlo del paí­s como sea. La Iglesia le planta cara. inmigrantes de usar y tirar. La banca y su gobierno ya no necesitam a este sector obrero y pretende sacarlo del paí­s como sea. La Iglesia le planta cara.
Alguien lo tení­a que hacer, y lo hizo la iglesia.

El gobierno socialdemócrata de José Luis Rodríguez Zapatero propone multar  con hasta 10.000 € a quien de cobijo a inmigrantes sin papeles.
En el anteproyecto que recoge esta propuesta plantea que promover la permanencia en España de un extranjero de forma irregular es una infracción grave. El proyecto está aprobado por el consejo de ministros y en vías de ser discutido por el parlamento.
Las multas serán de entre quinientos un euros y diez mil. El texto tendrá en cuenta las condiciones económicas y familiares de quien acoge.
En concreto se trata de los inmigrantes que dependen económicamente y son acogidos por otras personas.
En España hay multitud de organizaciones que acogen a inmigrantes en situación irregular y les prestan apoyo. Muchas tuteladas por la iglesia otras no.
Pues ha tenido que ser la iglesia otra vez la que ponga el grito en el cielo por la defensa de los derechos humano. Pero lo ha hecho diciendo las verdades. No con un discurso humanista de nosotros ayudamos a los inmigrantes porque somos muy solidarios, sino porque en épocas de bonanza a los inmigrantes se les utiliza para engrosar las arcas de la seguridad social y de hacienda. Pero en épocas de crisis se eliminan del mapa y todo se convierte en persecución, sanción y expulsión.
Mientras el Gobierno se reivindica del progresismo, de la izquierda contra la derecha y ese tipo de discurso estos son sus hechos.
Primero fue el “plan de retorno voluntario”, luego el cupo de la policía de expulsión de inmigrantes y ahora esto.
Es una cuestión de persecución del sector del pueblo trabajador más débil. Por lo que el Gobierno está trabajando ahora activamente es para que no aflore la unidad de la clase obrera y el pueblo. Se multa con 10.000 euros a quien ayude a un inmigrante. Es decir, organización que cumpla este papel está tocada de muerte.
Y lo más curioso quien ha salido en defensa de este sector de la clase obrera, el Obispo de Siguenza-Guadalajara.
Otra vez más los sindicatos mayoritarios en silencio.
Más tarde vendrán los discursos progresistas y las izquierdas pero hechos son amores y no buenas razones.
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad