Tres compañeros de cautiverio acusan de "traicionera" a Ingrid Betancourt

Tres ratas de la CIA contra Ingrid Betancourt

Ex rehenes norteamericanos publican un libro sobre su vida en manos de las FARC y arremeten contra Ingrid Betancourt.

0
0 votos
28-02-2009
Publicidad
Quizá por el afán de promocionar su libro, pero con mayor seguridad por ser agentes de la CIA -como les acusó Ingrid Betancourt- tres ex compañeros de cautiverio de Betancourt buscan desprestigiarla de manera infame. Quizá por el afán de promocionar su libro, pero con mayor seguridad por ser agentes de la CIA -como les acusó Ingrid Betancourt- tres ex compañeros de cautiverio de Betancourt buscan desprestigiarla de manera infame.
La “versión oficial” es que Marc Gonsalves, Keith Stansell y Tom Howes, contratistas de la empresa Northrop Grumman, sobrevolaban territorio rebelde en Colombia en febrero de 2003 para tomar imágenes aéreas de plantaciones y laboratorios de producción de cocaína cuando su avioneta fue abatida.
Pero poco o nada sabemos de las actividades de estos tres “contratistas” del ejército norteamericano en Colombia.
Liberados en julio del 2008 acaban de publicar un libro titulado “Libres del cautiverio”, en el que arremeten contra Betancourt, a quien acusan de dominante, egoísta e incluso traicionera.
Con el mero objetivo de desprestigiarla, afirman estos ex compañeros de cautiverio que Betancourt robaba comida a los demás presos; que se negaba a compartir libros o su transistor de radio, o que organizaba ella misma los horarios de baño. 
“La jodida princesa se cree que las FARC han construido este castillo para ella solita” llega a afirmar Stansell, otro de los ex compañeros, en el libro.
Pero supuestamente todo esto ocurría –no mientras la “princesa” estaba alojada en una suite 5 estrellas- sino, según el mismo relato de otro de sus ex compañeros, mientras ella ¡pasaba largas horas del día encadenada, después de un fallido intento de fuga!
¿Qué es esta gente: ex compañeros de penurias en la selva o son ratas de cloaca? 

Pero lo que realmente parece molestar a estas tres ratas es “Me enteré a través de uno de los guardas de confianza que Ingrid les había mandado notas contándoles que éramos agentes de la CIA y que nos quería fuera de allí”. 

Supuestamente con esta revelación, no respaldada por documento o prueba algunos, Betancourt habría puesto en peligro la vida de estos tres empleados del Ejército. 

Con la publicación de un libro con un contenido de este tipo debemos preguntarnos ¿Son esta gente son “sólo ratas” o son “ratas de la CIA” como sospechaba Betancourt?  Respuesta: ratas de la CIA.

La publicación de este libro no sólo busca desprestigiar la imagen y la influencia de Betancourt ganadas tras su liberación, también busca -al menos- tres objetivos políticos.
 
Uno, previene -mediante el desprestigio- que en un futuro Betancourt se presente a la presidencia de Colombia contra el presidente -de Washington- Uribe. Dos, busca echar tierra a su labor humanitaria por el rescate de todos los secuestrados. Tres, ponen en cuestión las graves acusaciones de Betancourt contra el ejército y el gobierno de Colombia que salpican al Plan Colombia de EEUU.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad