India se apoya en su gran mercado interno para sortear la crisis

India reconoce el impacto de la crisis

Los precios de la vivienda se desplomaron en el subcontinente, el crédito se estancó, las fábricas redujeron su producción, las exportaciones cayeron y la bolsa de Bombay perdió casi 60% de su valor.

0
0 votos
27-02-2009
Publicidad
La administración india mantiene participaciones de control en 28 de los 79 bancos comerciales. Con las oportunas salvedades, el modelo de economí­a mixta desarrollado en Asia podrí­a servir ahora de ejemplo a los lí­deres occidentales.
 Soldados paramilitares indios patrullan una calle de Srinagar, capital de verano de la Cachemira india.(EFE)
Soldados paramilitares indios patrullan una calle de Srinagar, capital de verano de la Cachemira india.(EFE)
La administración india mantiene participaciones de control en 28 de los 79 bancos comerciales. Con las oportunas salvedades, el modelo de economí­a mixta desarrollado en Asia podrí­a servir ahora de ejemplo a los lí­deres occidentales.
India también ha sufrido el impacto de la crisis financiera y económica mundial, que ha ralentizado el crecimiento de su economí­a porque "no estamos aislados del mundo", dijo en el Foro de Davos el ministro de Industria y Comercio, Kamal Nath.

"El año pasado llegué a Davos con confianza, optimista. India tuvo un crecimiento en 2008 del 9,5 por ciento. Este año no vengo igual. India ha sufrido el impacto de la crisis, aunque va a mantener una trayectoria de crecimiento", señaló en una conferencia de prensa.

Predijo, como ya ha hecho el Banco central de la India, que la economí­a acabará 2009 con un crecimiento del 7 o el 7,5 por ciento, una cifra que el FMI ha rebajado al 6,5 por ciento.

La industria textil india, que representa el segundo componente por su tamaño de la fuerza laboral del paí­s después de la agricultura, exporta un 70% de sus productos a los mercados estadounidenses y europeos. Se espera que los pedidos de textiles y vestimenta disminuyan en por lo menos un 25% durante el invierno y ya han comenzado los masivos despidos.

El 29 de octubre, la Asociación de Cámaras de Comercio e Industrias predijo que las compañí­as en siete industrias clave (acero, cemento, finanzas, construcción, bienes raí­ces, aviación, y tecnologí­a de la información) tendrí­an que reducir un 25% de su fuerza laboral.

Esto, en tiempos en los que el paí­s se debate en una inmensa brecha entre ricos y pobres. La riqueza de las 53 personas más ricas en India equivale a un 31% del PIB del paí­s, sin embargo, según el Banco Mundial un 42% de la población vive bajo la lí­nea oficial de la pobreza de 1,25 dólares por dí­a.

"Creemos que la demanda interna y el consumo seguirán su ritmo, mediante estí­mulos del gobierno, lo que compensará el descenso de las exportaciones previsto", señaló.

Nath aseguró que India tiene buenas bases para soportar la crisis y que "no tiene problemas con su sistema bancario, no estuvimos expuestos a las "subprime", es un sistema muy sensato y con buena regulación".

La administración india mantiene participaciones de control en 28 de los 79 bancos comerciales. Con las oportunas salvedades, el modelo de economí­a mixta desarrollado en Asia podrí­a servir ahora de ejemplo a los lí­deres occidentales, huérfanos de referencias. Al mismo tiempo, la crisis podrí­a erigirse en revulsivo para que India reforme su sector público y se oriente más a la exportación.

El ministro indio advirtió contra las tentaciones de proteccionismo que se dan en algunas partes del mundo ante la situación actual, pero advirtió de que "esas medidas a largo plazo no servirán a nadie".

"Hay signos de proteccionismo, es una amenaza que está ahí­", señaló, y deseó que la nueva administración de EEUU "mire de forma positiva la necesidad, ahora más imperativa que nunca de tener un sistema multilateral de comercio abierto", señaló.

Los precios de la vivienda se desplomaron en el subcontinente, el crédito se estancó, las fábricas redujeron su producción, las exportaciones cayeron y la bolsa de Bombay perdió casi 60% de su valor.

Por ende, los inversores extranjeros retirarán este año 13.000 millones de dólares. El gobierno ha tomado algunas medidas para estimular la economí­a. Pero a diferencia de China, India, cuyo déficit combinado nacional y regional es uno de los mayores del mundo, no tiene tanto margen para un "big bang" fiscal.

India se ha mostrado tradicionalmente más dependiente del capital extranjero a corto plazo, canalizado en gran parte hacia el sector inmobiliario y la bolsa. Así­, en los ocho primeros meses de 2008, los inversores extranjeros habí­an retirado fondos por unos 10.000 millones de dólares y difí­cilmente se podrán esperar entradas de capital en India del nivel de los 17.400 millones recibidos en 2007. Como lógica consecuencia, la Rupia ha experimentado ya una devaluación de dos dí­gitos desde su valor máximo, lo cual genera oportunidades para los exportadores.

Las principales economí­as asiáticas están viendo como sus exportaciones se resienten debido a la crisis financiera, mientras China e India apuntan a fortalecer su demanda interna para sortear las dificultades, Japón esta poniendo freno a sus planes e inversiones.

La recesión en EE.UU. y Europa, mercados que siguen representando el 60% de la economí­a mundial, está poniendo a prueba el controvertido modelo asiático de "crecimiento a través de la exportación".

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad