La campaña en Pontevedra

¿Y los votantes y afiliados del BNG?

¿Qué dicen los miles de gallegos que representan el alma popular y de izquierdas del nacionalismo?

0
0 votos
26-02-2009
Publicidad
Último escándalo de campaña: la foto de Anxo Quintana, secretario general y candidato a la Xunta del BNG, en el yate del constructor Jacinto Rey, de crucero en aguas del Atlántico. ¿Qué dicen los miles de gallegos que representan el alma popular y de izquierdas del nacionalismo?
 ¿Y los votantes y afiliados del BNG?
Último escándalo de campaña: la foto de Anxo Quintana, secretario general y candidato a la Xunta del BNG, en el yate del constructor Jacinto Rey, de crucero en aguas del Atlántico. ¿Qué dicen los miles de gallegos que representan el alma popular y de izquierdas del nacionalismo?
Tres días para los comicios quedan ya. Nos desayunamos con el último escándalo de campaña: la foto de Anxo Quintana, secretario general y candidato a la Xunta del BNG, en el yate del constructor Jacinto Rey, de crucero en aguas del Atlántico.
-Encuentro de amigos- dice él, con el cinismo que le caracteriza.

La cosa, evidentemente, no tendría ninguna importancia si no fuera porque Rey es, casualmente, el dueño de la constructora San José, una de las 8 elegidas en el concurso eólico que a finales del año pasado adjudicó la Consellería de Industria, en manos del BNG en el reparto de poderes del bipartito.

Se da además, las casualidades a veces vienen hasta de dos en dos, la circunstancia de que Rey acaba de sacar al mercado “Xornal de Galicia”, diario nacionalista auspiciado por la formación que preside Quintana.

Tiempo le ha faltado al PP, a su secretario general, Mariano Rajoy, y a su candidato a la Xunta, Núñez Feijoo, para pedir la dimisión de Quintana en el gobierno autonómico. Tiempo le ha faltado a Touriño, presidente de la Xunta, para cerrar filas con su socio de gobierno y atribuir la noticia a la campaña “sucia” de sus contrincantes.

Pero algo no cuadra, mejor dicho, falta. ¿Qué dicen los votantes y afiliados del BNG?
¿Qué dicen los miles de gallegos que representan el alma popular y de izquierdas del nacionalismo?

Un conocido poeta y ensayista gallego, Xesús Alonso Montero, decía hace poco que la actual dirección del BNG tiene ahogado el gallego, como la madre que a fuerza de abrazar a su hijo diciendo que le quiere mucho, lo asfixia.

Pero la cúpula caciquil que dirige hoy el partido nacionalista tiene estrangulado no sólo el gallego, ese vehiculo cultural de primera que antaño traspasó tantos vocablos cultos del mundo clásico al castellano. Tiene ahogada tambien la voz y el alma de izquierdas de ese nacionalismo popular, que no tiene ninguna necesidad de atacar a España ni a otras comunidades porque tiene su sitio en la arquitectura de este país nuestro tan peculiar, y porque los miles de gallegos que se reivindican de él son, cómo no, de los nuestros.

¿Dónde quedó aquella marea de 300.000 personas en Madrid de hace tres o cuatro años del “Nunca Mais” que nos llevó el mar a la capital con sus miles de banderas azules y blancas, para recordarnos a todos que tenemos que mirar por Galicia, y que si ese pedazo de tierra verde y azul que en la Edad Media fue el fin del mundo conocido se quiebra, se arruina España entera?.

En las últimas elecciones generales Galicia fue el único sitio de España donde un partido nacionalista no se pegó el descalabro. El alma roja lucha por subsistir y que no la ahoguen.

“Menos favores aos bancos e mais apoyo a xente traballadora” reza el cartel de última hora que pide el voto para Quintana. ¿Les suena?

A “Os compañeiros de loita” del BNG se la prestamos para que la hagan suya y la defiendan. A Quintana, no. No le pertenece. Que la devuelva.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad