La Campaña en Pontevedra

Promesas, promesas, promesas

"No cuesta nada. Total, a partir del próximo dí­a 2, ¿Quién se va a acordar de todo lo que prometen estos dí­as?. Y, sobre todo, ¿Quién se lo va a poder exigir y con qué medios?"

0
0 votos
25-02-2009
Publicidad
Promesas, promesas, promesas; prometer es gratis. Las expectativas muy igualadas del bipartito y el PP para acceder a la Xunta agudizan estos dí­as la imaginación de los candidatos. El BNG, polí­ticas de igualdad para la mujer, el PP una red pública de centros para dependientes, mayores y discapacitados. El PSdeG, mas infraestructuras y modernización para Galicia. Por si no es bastante, han hecho dimitir al ministro Bermejo (¡justo ahora¡) y nos han colocado en su lugar a un ministro gallego, Caamaño. Por si aun no fuera suficiente, hay que agitar el fantasma de Fraga, y se editan muñecos del ya anciano polí­tico con el candidato del PP, Núñez Feijoo, como si fuera su guiñol. Un clásico. Promesas, promesas, promesas; prometer es gratis. Las expectativas muy igualadas del bipartito y el PP para acceder a la Xunta agudizan estos dí­as la imaginación de los candidatos. El BNG, polí­ticas de igualdad para la mujer, el PP una red pública de centros para dependientes, mayores y discapacitados. El PSdeG, mas infraestructuras y modernización para Galicia. Por si no es bastante, han hecho dimitir al ministro Bermejo (¡justo ahora¡) y nos han colocado en su lugar a un ministro gallego, Caamaño. Por si aun no fuera suficiente, hay que agitar el fantasma de Fraga, y se editan muñecos del ya anciano polí­tico con el candidato del PP, Núñez Feijoo, como si fuera su guiñol. Un clásico.
No cuesta nada. Total, a partir del próximo día 2, ¿Quién se va a acordar de todo lo que prometen estos días?. Y, sobre todo, ¿Quién se lo va a poder exigir y con qué medios?

Sólo el De Verdad especial de campaña tiene como uno de sus puntos principales la exigencia de convocar Asambleas de Electores periódicamente, para que los diputados electos del parlamento gallego rindan cuentas de su gestión ante la gente que les ha votado, y estos tengan capacidad de decisión sobre si les renueva la confianza o les revoca. Hacer democracia de verdad, a fin de cuentas, frente al “si te he visto no me acuerdo” al que nos tienen acostumbrados.

-¿Pero eso es posible? Dice un señor durante un reparto de los periódicos.
- Claro, hay que exigir que se comprometan, y luego que las convoquen. Y ser muchos los que nos apuntemos a participar.
De momento los diputados de UPD se han comprometido a hacerlo.

Ahora es el momento de llegar a muchos ciudadanos con la propuesta de difundir la alternativa que proponen para romper el cerco bipartidista, de romper el silencio informativo que les han impuesto los medios oficiales y que a mucha gente que aún no les han llegado sus propuestas les lleguen y muchos posibles abstencionistas se conviertan en votantes suyos. Pero tambien de preparar las condiciones para que después, sea cual sea el resultado que obtengan, las Asambleas de Electores sean una realidad y un medio para que la gente tengamos capacidad real de decisión sobre los temas que se deciden en los parlamentos y que nos afectan.

Mientras los martillazos permanentes de estos días en el centro de las ciudades gallegas nos anuncian que se están montando las grandes carpas para los discursos finales y las grandes promesas finales, difundir las Asambleas de Electores es una tarea fundamental.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad