UNASUR construye el consejo de defensa Suramericano

UNASUR un mecanismo de integración en Sudamérica

La idea de este proyecto de defensa surgió para prevenir situaciones similares a la incursión militar colombiana contra territorio ecuatoriano.

0
0 votos
25-02-2009
Publicidad
El Consejo no supone una alianza militar convencional como la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), sino un foro para promover el diálogo entre los ministerios de Defensa de la región. El Consejo no supone una alianza militar convencional como la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), sino un foro para promover el diálogo entre los ministerios de Defensa de la región.
Los doce paí­ses miembros de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), se reunirán en Chile el próximo 9 y 10 de marzo para constituir el Consejo Suramericano de Defensa, ideado para prevenir situaciones similares a la incursión militar colombiana contra territorio ecuatoriano, que fue acordado en la pasada cumbre del organismo en Brasil en 2008.

Como lo informó el gobierno chileno, en esta reunión los titulares de Defensa de los paí­ses miembros acordarán la creación de un ejército combinado que actúe en casos de catástrofe o desastres naturales y para transparentar los gastos militares de los paí­ses de la región.

El encuentro fue preparado en la reunión que mantuvieron a finales de enero en Santiago los viceministros de Defensa de los doce paí­ses miembros de Unasur: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guayana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela.

La idea de este proyecto de defensa surgió para prevenir situaciones similares a la incursión militar colombiana contra territorio ecuatoriano, con el pretexto de atacar un campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), operación en la que murió el número dos al mando, "Raúl Reyes".


El Consejo no supone una alianza militar convencional como la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), sino un foro para promover el diálogo entre los ministerios de Defensa de la región.

El ministerio de Defensa chileno manifestó en un comunicado que el propósito 'del Consejo es funcionar como mecanismo de integración para discutir las realidades y necesidades en materia de defensa de los paí­ses de la zona, reducir la desconfianza y los conflictos, y sentar las bases de una polí­tica común.

Entre los temas de la agenda de Santiago está 'transparentar' el gasto militar con la presentación y promoción regional de la metodologí­a estandarizada de medición que ya aplican bilateralmente Chile y Argentina.

También se elaborará un diagnóstico de la industria de defensa de los paí­ses miembros, y se identificarán las áreas y capacidades de asociación estratégica, con el fin de promover la complementariedad, la investigación y la transferencia de tecnologí­a.

El canciller chileno Alejandro Foxley señaló que los objetivos del Consejo serán intercambiar experiencias en defensa, realizar ejercicios militares en conjunto con los paí­ses miembros y reforzar las misiones de paz entre las Fuerzas Armadas de la región.

Mientras, el viceministro de Defensa de Ecuador, Miguel Carvajal, dijo que un punto vital que el Consejo de Defensa Sudamericano debe tratar es el de la violación de fronteras.

"En los procesos de Unasur en materia de defensa es fundamental la consolidación de una práctica y una polí­tica de respeto a la soberaní­a entre los Estados"

El tratado constitutivo de UNASUR afirma en su Preámbulo su determinación de crear una identidad y ciudadaní­a suramericanas, así­ como un espacio regional integrado en lo polí­tico, económico, social, cultural, ambiental, energético y de infraestructuras. Esa necesidad de integración regional se estima necesaria para acabar con la pobreza, la exclusión y la desigualdad.

Este nuevo organismo regional se inserta en una nueva dinámica regional marcada, desde muchos paí­ses, por un alejamiento, cada vez más ní­tido, de la tutela norteamericana.

Paí­ses como Venezuela, Bolivia, Nicaragua, Ecuador o Paraguay reclaman, cada vez con más intensidad, la necesidad de articular una voz propia, por no decir abiertamente disonante de la estadounidense.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad