Despidos masivos en Pirelli

Pirelli despedirá 460 trabajadores de su planta de fabricación de neumáticos de Manresa (Catalunya) y cierra a finales de año.

0
0 votos
25-02-2009
Publicidad
Pirelli ha anunciadoeste miércoles la decisión de cerrar su planta de fabricación de neumáticos de Manresa el dia 31 de diciembre de este año. Para ello ha decidido prescindir del 80% de su plantilla, lo que afecta a 460 empleados. Si bien la dirección de la compañis comenta que que su intención es reestructrar su lí­nea de negocio actual hacia productos relacionados con el sector del medio ambiente. Pirelli ha anunciadoeste miércoles la decisión de cerrar su planta de fabricación de neumáticos de Manresa el dia 31 de diciembre de este año. Para ello ha decidido prescindir del 80% de su plantilla, lo que afecta a 460 empleados. Si bien la dirección de la compañis comenta que que su intención es reestructrar su lí­nea de negocio actual hacia productos relacionados con el sector del medio ambiente.











 
La multinacional italiana decide proseguir sus actividades en Catalunya el próximo año en un área aun no determinada pero que pasa por alguna de las siguientes propuestas: reciclaje de neumáticos, centro de logística de neumáticos para el  sur de Europa, fabricación de células fotovoltaicas o filtros para tubos de escape. Aunque la direccion de la compañia ha precisado que sólo un centenar de trabajadores podrán ser recolocados (de los actuales) en las actividades previstas.
 
Aun con la evidente caída de las ventas de automóviles en el país, trabajadores y sindicatos no esperaban una situación así. "Todos entendemos la situación, pero nos esperábamos una suspensión temporal de empleo, no esto", se ha lamentado Emili Ureña, secretario de la sección sindical de la UGT de Cataluña en Pirelli. Asimismo, fuentes de la empresa habian confirmado a la Generalitat de Catalunya la decisión de permanecer en la planta.
 
Los trabajadores despedidos de Pirelli recibirán una indemnización de 55 días por año trabajado, con un límite de 180.000 euros, al igual que en un anterior ERE de 200 trabajadores.
 
Resulta evidente que la industria automovilística italiana y española está pasando por un mal momento. Tan malo que hace replantear las líneas de producción y negocio de forma total. Es de esperar que ambas naciones consigan recuperar esa senda de desarrollo que les ha caracterizado desde siempre a las orillas del Mare Nostrum. Pero que lo hagan rapidito, a ver si se nos pasara el arroz o quemará la pizza.
 
 
 
 
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad