Saharauis-Palestinos, Marruecos-Israel

El puzzle para el pueblo saharaui (III).

Marruecos pidió en el 2007 al lobby judí­o que apoyase su proyecto de autonomí­a ante la ONU.

0
0 votos
22-02-2009
Publicidad
El conflicto del Sáhara Occidental y el de Oriente Medio son dos conflictos de naturaleza colonial. Marruecos ocupa ilegalmente el Sáhara, Israel intenta mantener el control sobre los territorios ocupados desde 1967. Israel tiene una larga historia de complicidades con algunos paí­ses árabes: Arabia Saudí­, Egipto o Marruecos, principalmente. La realidad es que Marruecos ha actuado de igual manera que Israel. El conflicto del Sáhara Occidental y el de Oriente Medio son dos conflictos de naturaleza colonial. Marruecos ocupa ilegalmente el Sáhara, Israel intenta mantener el control sobre los territorios ocupados desde 1967. Israel tiene una larga historia de complicidades con algunos paí­ses árabes: Arabia Saudí­, Egipto o Marruecos, principalmente. La realidad es que Marruecos ha actuado de igual manera que Israel.
Israel se niega a aplicar la resolución 242, que pide la retirada israelí de los territorios ocupados en la Guerra de los Seis Días y el retorno de los refugiados palestinos. Marruecos se opone a todas las resoluciones sobre el derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación, y sólo acepta el retorno de los refugiados saharauis si estos renuncian a sus ideales y convicciones independentistas, y consienten ser utilizados por los medios de propaganda marroquíes.
 
El estado sionista siembra la confusión con la amenaza iraní. Marruecos con la amenaza terrorista en el Magreb, con la creación de Al-Qaida del Maghreb Islámico para desestabilizar Argelia.
 
Israel nunca decepcionó al rey marroquí, pues le aportó instructores israelíes que se encargaron de formar élites del ejército marroquí y los servicios de inteligencia. Los israelíes participaron en la construcción del muro de defensa y suministro material de guerra utilizados durante la guerra contre el Frente Polisario.
 
Los dos países hacen de la alianza con el imperialismo de EE.UU. su arma principal para desafiar la legalidad internacional. Unas semanas antes del debate en el Consejo de Seguridad sobre el informe del Secretario General de la ONU sobre el Sáhara Occidental en abril de 2007. Marruecos desplazo une delegación a Tel Aviv para pedir que el lobby judío de Washington, que presionara al presidente norteamericano Georges Bush para que apoyara la postura de Marruecos sobre el Sáhara Occidental. En contrapartida Marruecos restablecía las relaciones diplomáticas entre Israel y los países árabes, interrumpidas desde el comienzo de la Intifada Palestina.
 
Los cambios de la postura de EEUU en estos últimos tiempos y su alineamiento con la posición marroquí. Fue obra de de varios grupos de presión, entre los que se encuentra el lobby judío en la Casa Blanca con Elliot Abrams a la cabeza. Y la “inversión” de cerca de 30 millones de dólares destinados a miembros del Congreso de Estados Unidos para apoyar su plan relativo al Sáhara Occidental
 
Elliot Abrams, ex funcionario de Ronald Reagan en los 80, participó con Oliver North en el escándalo Irán-Contras. Fue patrocinador de la rebelión contra el gobierno sandinista; estuvo envuelto en el financiamiento del sangriento régimen de El Savaldor; cubrió las políticas represivas en Guametala y protegió el gobierno de Honduras que violó los derechos humanos con el Batallón 3-16, una unidad entrenada por EE.UU. que derivó en escuadrón de la muerte. “Gracias a todo esto Abrams fue nombrado director para la Democracia y los Derechos Humanos en el Consejo Nacional de Seguridad de Bush”. El cinismo del imperialismo yanqui es tan grande como su depravación.
 
Con la llegada de Obama, es aún una incógnita si la administración americana seguirá su política basada en los intereses geoestratégicos y si el rey de Marruecos, con la decisión de congelar las relaciones con Venezuela, este gesto de "solidaridad" renueva su lealtad con el lobby sionista, tan influyente en Estados Unidos y en Europa. Que es fundamental para preservar su plan de autonomía.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad