Corresponsalí­a Especial Pontevedra

La campaña en Pontevedra

Nos encontramos haciendo campaña electoral, en la plaza de la Virgen Peregrina de Pontevedra, repartiendo el De Verdad especial, pidiendo el voto para UPyD como venimos haciendo cada mañana.

0
0 votos
20-02-2009
Publicidad
De un portal de la plaza, sale Rosa Dí­ez rodeada de mucha gente y algunos medios de comunicación locales. Va vestida de rojo, de los pies a la cabeza. Nos saluda, nos da recuerdos para Mariano y nos comenta que su traje rojo tiene relación con el encabezamiento de la propaganda que se disponen a repartir, donde dice "somos revolucionarios". De un portal de la plaza, sale Rosa Dí­ez rodeada de mucha gente y algunos medios de comunicación locales. Va vestida de rojo, de los pies a la cabeza. Nos saluda, nos da recuerdos para Mariano y nos comenta que su traje rojo tiene relación con el encabezamiento de la propaganda que se disponen a repartir, donde dice "somos revolucionarios".
Ella y el resto de candidatos, encabezados por Andrés Mosquera entregan de su propia mano la propaganda de su campaña a la gente que se encuentran, barriendo las calles céntricas del casco antiguo de Pontevedra.

Esto como ellos mismos dicen en su folleto, lo que hacen se sale de la norma a la que nos tienen acostumbrados los políticos, como Emilio Pérez Touriño del Partido Socialista Gallego, que celebra grandes mítines, pero que no se atrevería a salir a la calle a dar explicaciones a los ciudadanos de los 200.000 euros que gastó en los muebles de diseño y la decoración de su despacho o los 480.000 euros de su nuevo coche oficial (ya disponía de otros cuatro), un Audi A8 blindado.
También podríamos mencionar las artimañas del dirigente del Bloque Nacionalista Gallego, que llevó engañados a jubilados a los que habían invitado a hacer un viaje a Portugal, pero eso si, antes asistir a uno de sus mítines. Esperemos que en estas elecciones gallegas y vascas, igual que en las elecciones generales con la entrada de Rosa Díez en el parlamento, se abra una brecha y entre un poco de aire fresco y ventile un poco éste sistema democrático que hace tiempo huele a podrido.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad