Corresponsalí­a Especial Álava

Ni olvido ni perdón

Hace ya 9 años del asesinato Fernando Buesa. Ayer que se celebró el acto anual en su memoria por la Fundación que lleva su nombre, nos lleva a que hagamos memoria.

0
0 votos
20-02-2009
Publicidad
En el 2000 ya estaba empezando a cuajar lo que luego serí­a denominado el movimiento social por la rebelión democrática encabezado por las asociaciones de Basta Ya o el Foro de Ermua y en aquel año se convocó en San Sebastian la primera gran manifestación contra el terrorismo y la denuncia de la falta de libertades en Euskadi, a la que asistieron más de 100.000 personas, un antes y un después tras el asesinato de Miguel Ángel Blanco en 1996. En el 2000 ya estaba empezando a cuajar lo que luego serí­a denominado el movimiento social por la rebelión democrática encabezado por las asociaciones de Basta Ya o el Foro de Ermua y en aquel año se convocó en San Sebastian la primera gran manifestación contra el terrorismo y la denuncia de la falta de libertades en Euskadi, a la que asistieron más de 100.000 personas, un antes y un después tras el asesinato de Miguel Ángel Blanco en 1996.
En ese mismo año se produjo el asesinato del político socialista Fernando Buesa, en su funeral Juan José Ibarretxe, dejó en la memoria una de aquellas anécdotas que hielan la sangre, tras el paso por su féretro se marchaba sin dar ningún tipo de pésame a la familia. Ante una llamada de atención condescendió a dirigirse únicamente a Jon Buesa, el único miembro de la familia afiliado al PNV. En ese mismo convocó una contra manifestación ante las críticas que se vertían sobre él de amparo del terrorismo. Por aquellas, la idea de "algo habrá hecho" se erigía como una sombra por encima de cada asesinado de ETA.
 
Ayer el acto, reunió los representantes de todos los partidos políticos y a los tres principales candidatos a lehendakari, Juan José Ibarretxe (PNV), Patxi López (PSE) y Antonio Basagoiti (PP). Para que un hecho así se sucediese han tenido que pasar estos 9 largos años de movilización ciudadana contra el fascismo en Euskadi, que paso a paso ha ido desacreditando y aislando socialmente a los terroristas y su entorno así como los principios que hicieron posible el pacto de Lizarra. Rompieron con el silencio, con el miedo, en definitiva con el intento de imposición de un proyecto político totalitario y excluyente.
 
En palabras de Natividad Rodriguez Presidenta de la Fundación Fernando Buesa y viuda del líder socialista "Lizarra, a mí me pareció totalmente desleal, pero tuvo una virtualidad pasado el tiempo y es que ahora sabemos dónde estamos cada uno". Efectivamente si se hace memoria queda claramente esclarecido donde ha estado cada uno, en el lado de las víctimas o en el de los verdugos y sobretodo que responsabilidades ha rendido por haber estado en ese lado.
 
Siguiendo con Natividad Rodriguez "tengo la sensación de que puede haber un intento de pasar pagina como si empezáramos desde cero, que es algo que incluso la sociedad podría decir: a cambio de la paz, estamos dispuestos a olvidar. Eso es lo que las víctimas no queremos, no sólo por nosotros ni la memoria de los nuestros, sino por el futuro, no queremos que estos hechos se vuelvan a reproducir.
 
Juan José Ibarretxe es uno de aquellos que queda claramente en el lado de los que ampararon el terrorismo, no solo por el pacto de Lizarra o la actuación de aquel día que falleció Fernando Buesa, sino de haber recogido tantas y tantas nueces, mientras otros movían el árbol, para que se mantuviese el PNV 30 años en el poder: hablamos de decenas de miles de amenazados, exiliados y asesinados. Todos ellos no nacionalistas y muchos de ellos líderes de partidos de la oposición. Hoy las condiciones para el cambio están dadas, algún día lo estarán para que se juzgue a los responsables.
 
 
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad