Conmutación a los militares que den información sobre los desaparecidos.

Uruguay ¿verdad o castigo?

Estados Unidos estaba al tanto y alentó las fuertes medidas represivas que habí­a en la zona.

0
0 votos
19-02-2009
Publicidad
Mujica ex guerrillero "tupamaro", y en la actualidad precandidato presidencial por el Frente Amplio en Uruguay, planteo, ante los juicios de los militares durante la dictadura, cambiar la "verdad por la conmutación" a los militares que den información sobre los desaparecidos. Mujica ex guerrillero "tupamaro", y en la actualidad precandidato presidencial por el Frente Amplio en Uruguay, planteo, ante los juicios de los militares durante la dictadura, cambiar la "verdad por la conmutación" a los militares que den información sobre los desaparecidos.
Por parte de la organización de Familiares de Detenidos-Desaparecidos, Luisa Cuestas sobre la propuesta alego que "no tiene ningún sentido"."Nunca hablamos de perdón porque creemos que todos los criminales deben pagar. Los militares no hablan porque hay gente que los defiende y yo no tengo ninguna confianza en los datos que puedan aportar".
 
Unas 120 personas desaparecieron en Uruguay durante la dictadura, según organizaciones de familiares.
 
Por una ley votada en 1986. Los responsables (militares y policías) de violar los derechos humanos durante la última dictadura en Uruguay en un principio fueron amnistiados. Sin embargo, el 10 de julio de 2006 y debido que hasta esa fecha, por torturas, desapariciones o denuncias de crímenes durante la dictadura, sólo había sido procesado un civil, Juan Carlos Blanco, ya que la ley sólo amparaba a militares y policías. El gobierno del presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, resolvió excluir a los altos mandos castrenses del amparo de la amnistía, alegando que "Los civiles no están comprendidos dentro de esta ley" porque "claramente" ampara a "policías o militares" que bajo "órdenes de su mando hayan cometido tal delito". Y agregó: "Desde nuestro punto de vista, los mandos tampoco están comprendidos".
 
La dictadura uruguaya se perpetro entre el 27 de junio de 1973, tras un golpe de estado y el 28  de febrero de 1985. Durante este periodo la prohibición de partidos políticos, la ilegalización de sindicatos y la persecución y asesinato de opositores al régimen fue constante.
 
A comienzos de la década de los 90 se descubrieron unos documentos secretos de la policía política, que revelaban la coordinación de los gobiernos militares sudamericanos para perseguir a los opositores políticos en los años 70 y 80. El Operativo Cóndor, creado en noviembre de 1975, cuando se reunieron secretamente los representantes de los servicios de inteligencia, para coordinar los servicios de seguridad de las dictaduras militares de Argentina, Chile, Brasil, Paraguay, Uruguay y Bolivia.
 
Estados Unidos en su papel imperialista de control y manipulación, estaba al tanto y alentó las fuertes medidas represivas que había en la zona sur del continente, con la cooperación de la inteligencia estadounidense, bajo la excusa de las políticas anticomunistas. Cuantos se oponían a las distintas dictaduras, caían secretamente asesinados por una mafia conjunta que se encargaba de “tapar” mutuamente sus propios crímenes. De lo que se trataba era del secuestro, tortura y asesinato de las personas, tanto en suelo chileno, como boliviano, o paraguayo, uruguayo o brasileño, o argentino, así como del intercambio de los detenidos.
 
También se aprobó la formación de equipos especiales de los países miembros, para viajar a cualquier parte del mundo con el objetivo de eliminar a políticos opositores, subversivos o colaboradores de los grupos antidictatoriales de cualquiera   de los países que pertenecían a la Operación.
 
Ahora, los yanquis, que apoyaron a las dictaduras de la región, con su falsa política de “Democracia y libertades”, estarían ayudando a quienes intentan depurar los registros documentales de unas 50.000 personas asesinadas, 30.000 desaparecidos y 400.000 encarcelados (todos ellos ciudadanos de los seis países que conformaban la Operación Cóndor).
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad