Música

Sharon Shannon: La Chica de Galway

Sharon tiene en su haber algunas de las piezas e interpretaciones más sorprendentes del recetario de la delicia musical

0
0 votos
19-02-2009
Publicidad
Solo los fanáticos son los mejores. Suele entenderse y asociarse el fanatismo a una corriente ideológica y polí­tica irracional, destructiva y obsesiva con multitud de connotaciones negativas. Pero si entendemos el fanatismo como la absoluta dedicación y entrega al desarrollo y conquista de un noble objetivo - una vacuna, derechos y libertades… -, todo el mundo quisiera tener un grupo de fanáticos cerca. Solo los fanáticos son los mejores. Suele entenderse y asociarse el fanatismo a una corriente ideológica y polí­tica irracional, destructiva y obsesiva con multitud de connotaciones negativas. Pero si entendemos el fanatismo como la absoluta dedicación y entrega al desarrollo y conquista de un noble objetivo - una vacuna, derechos y libertades… -, todo el mundo quisiera tener un grupo de fanáticos cerca.
Sharon Shannon es una de esas fanáticas de la música, una artista entregada desde su infancia a desarrollar la música folk irlandesa abriendo todos los caminos que se le presentan vedados.

Originaria de Galway y criada en una familia de tradición musical – dos hermanas, Mary (banjo) y Majella (violín), y un hermano, Garry (flauta) -, Sharon aprendió a los 7 años a tocar la flauta irlandesa, a los 11 el acordeón y mientras cursaba sus estudios en la Universidad de Cork, el violín. Hasta su adolescencia no escuchó prácticamente nada que no fuera música de baile – jigs & reels -, y a los 14 años ya formaba parte del grupo de Disert Tola. Tocando con su grupo Arcady, fue descubierta por Mike Scott, el vocalista de The Waterboys, con los que recorrió medio mundo y maduró musicalmente.

Aparte de su grupo The Woodchoppers y los Coolfinn, sobre todo Sharon ha puesto su virtuosismo al servicio de los mejores. Y con los mejores ha contado para sus grabaciones. Solo una parte de la lista puede considerarse la mejor guía de la buena música folk internacional e irlandesa: Carlos Núñez, Liz & Ivonne Kane, Jackson Browne, Mary Staunton, John Prine y Dessie O’Halloran, Hothouse Flowers, Maura O’Connell, Frances & Mary Black, Dolores Keane y Eleanor McEvoy, Donal Lunny, Bono y Adam Clayton de U2, el propio Mike Scott y Anthony Thistlewaite de los Waterboys, Christy Moore, Stephen Cooney, Sinead O'Connor, Kate Bush, Moya Brennan, Kirsty MacColl, Christy Moore, Liam O'Maonlai, John Prine, Frankie Gavin, Belinda Carlisle, Mundy… y Elvis Costello.

A los 22 años, en 1991, editó su primer disco en solitario “Sharon Shannon”, el disco más vendido de la música folk irlandesa de todos los tiempos. Atrevida en la experimentación, Sharon juega con el reagge, los fados portugueses, la música cajún…

Aunque “The Galway Girl” es su tema más conocido, Sharon tiene en su haber algunas de las piezas e interpretaciones más sorprendentes del recetario de la delicia musical: “The Blackbird”, “The Mouth of The Tobique” con Donal Lunny, o la sencilla pero tremenda interpretación de “Forever Young” con Mike Scott.

Con la mirada siempre clavada en el suelo mientras sortijea su acordeón, Sharon parece tener miedo del abismo que se abre ante ella. Música ineludible.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad