La crisis económica causa serios daños a la posición estratégica de EE UU

China e india "el centro de poder a largo plazo en el mundo"

El informe también afirma que China e India se están volviendo, en conjunto, "el centro de poder a largo plazo del mundo".

0
0 votos
22-02-2009
Publicidad
"El tiempo es probablemente nuestra mayor amenaza. Lo más que tarda el inicio de la recuperación (económica), más la probabilidad de serio daño a los intereses estratégicos de Estados Unidos".
 La secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton y el presidente chino, Hu Hintao.(EFE)
La secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton y el presidente chino, Hu Hintao.(EFE)
"El tiempo es probablemente nuestra mayor amenaza. Lo más que tarda el inicio de la recuperación (económica), más la probabilidad de serio daño a los intereses estratégicos de Estados Unidos".
El director de Inteligencia Nacional de EEUU, Dennis Blair, presentó el 12 de febrero ante el Senado su informe sobre la evaluación de los retos que enfrenta el gobierno de EEUU en materia de seguridad. A diferencia de sus antecesores, Blair considera la crisis financiera global como "la principal amenaza" al paí­s en vez del terrorismo.

El informe también afirma que China e India se están volviendo, en conjunto, "el centro de poder a largo plazo del mundo", con ambos paí­ses recuperando sus posiciones que gozaban en el siglo XVIII, cuando China producí­a aproximadamente 30 % y la India 15 % de la riqueza del mundo.

"El tiempo es probablemente nuestra mayor amenaza. Lo más que tarda el inicio de la recuperación (económica), más la probabilidad de serio daño a los intereses estratégicos de Estados Unidos".

El director de Inteligencia estadounidense hizo una pronostica exagerada sobre el desarrollo conomico de China y la India, diciendo que "es probable que estos dos paí­ses superen el PIB de todas las demás economí­as, excepto EEUU y Japón, para 2025 aunque la actual crisis financiera podrí­a frenar un poco ese impetú".

Al referirse a China en su informe, Blair afirmó que la prioridad de la diplomacia china sigue siendo el mantenimiento de las relaciones amistosas con otros paí­ses grandes, sobre todo las relaciones con EEUU. Sin embargo, "Beijing también intenta aumentar su imagen e influencia globales para promover intereses más amplios y hacer frente al desafí­o exterior y defender la seguridad e integridad territorial de China"

Las relaciones entre China y EEUU han dejado de ser ya un asunto exclusivamente bilateral para convertirse en uno de los centros neurálgicos de los que depende cada vez más la configuración estratégica del mundo

Todo arranca de la emergencia de China. Su acelerada y gigantesca capacidad de desarrollo económico, unido a su independencia polí­tica y militar lo que la convierte en un centro de poder mundial de alcance global incontrolable por Washington.


Hasta ahora el papel de China en el ámbito internacional habí­a estado constreñido a ser un punto de referencia inexcusable, pero sólo en el continente asiático, y en particular en el Lejano Oriente. Convertida en el motor del crecimiento asiático

La diplomacia china comienza a moverse y desplegar sus redes por todo el planeta al mismo ritmo y con idéntico dinamismo y eficacia con el que avanza en su imparable crecimiento económico.

La búsqueda de los ingentes recursos de todo tipo que su nueva condición de "fábrica del mundo" le obliga a consumir, empuja a China a establecer nuevas y más intensas relaciones económicas, polí­ticas y diplomáticas en áreas cada vez más extensas del planeta, que traspasan ya con mucho los limitados contornos del continente asiático.

Iberoamérica y África reciben con los brazos abiertos a la nueva diplomacia china, que además de proponer unas relaciones infinitamente más equilibradas y ventajosas que las de las potencias occidentales, ofrece la inmensidad de su mercado a los productos del Tercer Mundo así­ como una inversión de capital en sus paí­ses en condiciones inigualables por las rapaces oligarquí­as financieras de los paí­ses desarrollados.

Tanto Europa como EEUU tienen un competidor". Una vez consolidada como el centro económico y polí­tico de la región más dinámica y emergente del planeta, Asia, China ha pasado ahora a ganar peso polí­tico en el resto del mundo a marchas forzadas.

El hermetismo de su Estado a la intervención norteamericana. Dos factores esenciales que sumados a su nuevo status de gran potencia económica mundial permiten, por un lado, que la polí­tica exterior china se desarrolle exclusivamente de acuerdo con sus intereses y necesidades.

A través de las guerras de Afganistán e Irak, el complejo militar-industrial buscó provocar un brusco y complejo realineamiento de las fuerzas polí­ticas y de clase en el mundo, cuyo objetivo último era el de cercar militarmente a China y contener desde los inicios su posible ascenso al rango de gran potencia mundial.

Sin embargo, su empantanamiento en Irak -así­ como el que ahora empieza a vislumbrarse también en Afganistán- se ha convertido en un elemento catalizador de todos los retos y dificultades a las que se enfrenta, provocando el efecto contrario al que buscaban.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad