Washington enviará tropas adicionales a Afganistán

Lo que debe saber sobre el Plan de Obama para Afganistán

El nuevo gobierno enviará dos brigadas adicionales a Afganistán y decreta la salida gradual de las tropas norteamericanas de Irak.

0
0 votos
18-02-2009
Publicidad
Obama dice que Afganistán y Pakistán exigen "una atención urgente y medidas rápidas" Por ello acaba de aprobar un plan que reforzará Afganistán con 17.000 soldados. Estas tropas se sumarán a los 30 mil soldados ya presentes en la zona. Lo que elevará a 47 mil el número de efectivos norteamericanos desplegados en Afganistán. ¿Puede la nueva polí­tica de Washington traer la paz a esta castigada zona del planeta?
 El enviado especial de EE.UU. para Pakistán y Afganistán, Richard Holbrooke.(EFE)
El enviado especial de EE.UU. para Pakistán y Afganistán, Richard Holbrooke.(EFE)
Obama dice que Afganistán y Pakistán exigen "una atención urgente y medidas rápidas" Por ello acaba de aprobar un plan que reforzará Afganistán con 17.000 soldados. Estas tropas se sumarán a los 30 mil soldados ya presentes en la zona. Lo que elevará a 47 mil el número de efectivos norteamericanos desplegados en Afganistán. ¿Puede la nueva polí­tica de Washington traer la paz a esta castigada zona del planeta?
Salir cuanto antes de Irak y concentrarse en Afganistán, esa es la prioridad del Pentágono. Pero ¿qué se encontrarán las tropas norteamericanas en Afganistán?

Afganistán, al igual que Irak, está en una situación incendiaria.
La invasión norteamericana ha creado una creciente inestabilidad y un aumento del control de talibán.

Tras siete años de invasión, el rechazo de la población a las tropas de ocupación es creciente y virulento.

Sólo en el 2008 en el país murieron 3.000 personas víctimas de la violencia, de las cuales más de 1.400 son civiles.

Los constantes “daños colaterales” que provocan los soldados de la OTAN han sembrado la inquina, cuando no el odio, entre la población afgana.
En este “caldo de cultivo” los talibanes han ido ganando fuerza entre la población.

Oficialmente, se da por hecho que hay diez provincias bajo el mando talibán.

Por ello, durante la conferencia de Munich el general David Petraeus, nuevo responsable de la campaña afgana de EEUU, anunció que la batalla principal en la guerra de Afganistán no es contra los talibanes, sino la conquista del apoyo de la población civil.

La sensible frontera entre Afganistán y Pakistán, por donde circulan los suministros a las tropas, ha sufrido hasta cien ataques diarios.
La respuesta de EEUU ha sido el bombardeo indiscriminado que deja unas 70 personas muertas.

Las vías alternativas de suministro que Obama negocia con algunas ex repúblicas soviéticas (Bielorrusia, Ucrania, Turkmenistán, Uzbekistán o Tayikistán) resuelven parte del problema, pero abren inevitablemente nuevas contradicciones políticas y diplomáticas entre Washington y Moscú.

EEUU sale espoleado de su aventura en Irak para adentrarse en Afganistán con idéntica estrategia militar.

¿Washington no aprende nada de su reciente experiencia en Irak?
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad