Inmigración Plan Retorno B

La Jefatura Nacional de Policí­a impone a sus agentes un cupo semanal de detenciones ilegales de sin papeles

Los propios sindicatos de los policí­as ponen en cuestión la legalidad de las identificaciones masivas que tienen orden de llevar a cabo

0
0 votos
16-02-2009
Publicidad
La Policía de Madrid tiene orden de detener un elevado número de sin papeles. Con un cupo de detenciones que hay que cumplir semanalmente y la orientación de que se centren en los marroquíes ya que sale más barato deportarlos. Organizando para ello identificaciones masivas cuya legalidad es cuestionada por los propios policías. 
 
   Los propios sindicatos de los policías ponen en cuestión la legalidad de las identificaciones masivas que tienen orden de llevar a cabo. Han exigido que se aclare la legalidad de las órdenes enviando escritos al Ministerio del Interior, La Fiscalía General del Estado y el Defensor del Pueblo.
 
     Los agentes de policía tienen objetivos semanales que cumplir en relación al número de inmigrantes detenidos, si no los encuentran dentro de su distrito, fuera de el. Una vez sacado el pringue en la época de bonanza, siendo un sector de la clase obrera, sin papeles ni derechos de ningún tipo, con sueldos de miseria y de manera irregular, ahora viene muy bien quitárselos de encima de manera impune y con métodos de dudosa legalidad.
 
  Los que han producido gran parte de la riqueza de nuestro país ahora sobran. Con un precio de coste incluso para seleccionar la nacionalidad que cuesta menos deportar. El primer destino de los inmigrantes detenidos será un Centro de Internamiento de Extranjeros, para una vez recluidos en el centro tramitar la deportación a su país de origen.
 
  Como una mercancía más, es el sector más débil de la clase obrera de nuestro país. Sin papeles ni organización y atados de pies y manos para reivindicar ningún derecho, solo cumplir el papel de fuerza de trabajo a la que sacar el pringue de forma barata y devolver una vez usada.
 
   Tras años en los que interesaba que entraran inmigrantes de manera irregular, tras años en los que se les ha utilizado en los sectores productivos más duros, con la crisis hay que devolver la “mercancía”.
 
   Unidad de la clase obrera en esta crisis, porque nuestros objetivos de clase son los mismos, y la unidad de lucha en una línea para conseguir objetivos a corto y largo plazo tiene que basarse en la unidad de nuestros objetivos de clase.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad