Elecciones gallegas

¡Esto es lo que tiene que cambiar en Galicia!

0
0 votos
15-02-2009
Publicidad
 EFE
EFE
En los últimos días, hemos tenido dos claros ejemplos de lo que nos ofrece el gobierno bipartito PSG-PSOE/BNG.
Por un lado, hemos contemplado al presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, en plena recesión que golpea dramáticamente al pueblo trabajador, gastándose cuatro millones de euros en mobiliario para las salas de reuniones del gobierno. Cada silla de Touriño es el salario mínimo con que deben subsistir cada mes muchos gallegos.
Por otro, los manifestantes convocados por “Galicia bilingüe” han sufrido las agresiones de pequeños pero violentos y fanatizados grupúsculos. Auténticos aprendices de camisas pardas, que en nada representan al nacionalismo gallego, pero que son el fruto amargo de la simiente excluyente sembrada por algunos dirigentes del BNG, que presentan como “enemigos del gallego” a quien sólo defiende los derechos de los castellanohablantes –una parte sustancial de los gallegos-.
Esto es lo que tiene que cambiar en Galicia. Un gobierno que en lugar de potenciar un drástico plan de ahorro, transformado en inversión productiva e incremento de la protección social a parados y familias, es una auténtica rémora que hunde más a Galicia en el pozo de la crisis. Y un vicepresidente, Anxo Quintana, empeñando atención y recursos públicos en sembrar la división, el enfrentamiento y la insolidaridad con el resto de España.
Esto no es un gobierno de izquierdas, por mucho que nominalmente así se presente.
En estas elecciones, tienen que avanzar en Galicia las posiciones mayoritarias en la población. Aquellas que exigen una salida a la crisis favorable a los intereses de todos, y no sólo de los principales bancos o de las castas regionales locales que devoran los presupuestos públicos. Y las que exigen más unidad, más igualdad y más solidaridad, frente a la promoción de imposibles aventuras de “construcción nacional”.
Y la mejor manera de hacer avanzar estos puntos es concentrar todos los votos progresistas en las candidaturas de UPyD.
Porque son una fuerza independiente de la gran banca y ajena al entramado caciquil y burocrático local. Y por ello capacitada para dar respuesta a las demandas y exigencias de los gallegos ante la crisis.
Porque está empeñada en garantizar iguales derechos a todos los ciudadanos españoles y promover la solidaridad interterritorial, una unidad especialmente importante para que Galicia recupere su atraso histórico, y no descienda un nuevo peldaño a causa del incremento de la desigualdad territorial impuesta por los privilegios otorgados a las comunidades más ricas.
Debemos hacerlo. Podemos hacerlo. La irrupción por sorpresa de Rosa Díez en el Congreso, y las encuestas que multiplican por cinco el apoyo a UPyD en el último año, son claros precedentes.
Definitivamente, “¡Sí se puede!”.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad