Deportes

Adams

"O hacen falta dos policí­as para que un deportista se dope y vigilar lo 24 horas al dí­a, o esta estrategia soviética tiene un problema"

0
0 votos
14-02-2009
Publicidad
El primer dí­a Adams vió el delito. El segundo creó la red de control. El tercero se hizo con una hora de cada uno, cada dí­a. El cuarto lo informatizó. El quinto se puso a legalizarlo. Y el sexto advirtió de las consecuencias de querer escapar a sus reglas… el séptimo no descansó, porque Adams nunca descansa. El primer dí­a Adams vió el delito. El segundo creó la red de control. El tercero se hizo con una hora de cada uno, cada dí­a. El cuarto lo informatizó. El quinto se puso a legalizarlo. Y el sexto advirtió de las consecuencias de querer escapar a sus reglas… el séptimo no descansó, porque Adams nunca descansa.
    La Operación Puerto es la más famosa e importante acción policial y judicial contra una trama de dopaje que jamás se ha hecho… o destapado. Ahora el ciclista español Valverde es reclamado por la justicia italiana por la supuesta coincidencia del ADN de una de las bolsas de sangre confiscadas a Eufemiano Fuentes con el suyo. La presunción de inocencia es de vital importancia en estos casos, no se a que por presuponer alguien salga perjudicado. En este caso Valverde.
 
Adams son las siglas del Antidoping Administration & Managing System – sistema de gestión antidopaje – y su funcionamiento se basa en la máxima soviética de que son necesarios dos policías para que un obrero trabaje. Una de las obligaciones que exige a los deportistas es la de informar a las autoridades de su paradero las 24 horas del día, los 365 días del año. 
 
Así todos los equipos ciclistas, por ejemplo, aplican a sus corredores la cláusula Rasmussen, con multas de hasta 100.000 euros para aquellos que no la cumplan. La nueva medida incorporada consiste en permanecer durante una hora en el lugar que elijan, entre las 6:00 y las 23:00. Tres faltas en 18 meses pueden suponer una sanción de uno a dos años. 
 
Sin embargo, no son los ciclistas, ni los tenistas, ni los atletas quienes imponen las condiciones de la competición. Ellos solo entrenan y compiten. Las federaciones y los equipos son los que mandan.
 
Hace unas ediciones recordábamos en estas mismas las famosas declaraciones del ciclista Jesús Manzano:
 
“Todos hablan de un círculo vicioso. Tú entras y no es que no puedas salir de él, pero yo me acuerdo que había cosas que no me gustaban y entonces te califican de acojonado y de mierda. Y eso es así y es lo que hay”. […] Si no andas, vas a la puta calle, lo coges o lo dejas. Por supuesto que se podría correr sin doping, pero un ciclista no podría hacer Tour y Vuelta, por ejemplo. Habría cosas que no se podrían hacer, porque estarías al límite. Te recuperarías poco a poco, pero si te ha bajado el hierro, ¿cómo te recuperas?”
 
Al margen de las declaraciones… lo que si es cierto es que los deportistas, como declaraba Nadal al respecto, son eso, deportistas, no delincuentes.
 
50 tenistas, todos los ciclistas participantes en el Tour y 400 atletas están sometidos al Adams. Luego está la cantidad de información y datos concretos que la Agencia acumula. Demasiado poder en la dirección equivocada.
 
O hacen falta dos policías para que un deportista se dope y vigilar lo 24 horas al día, o esta estrategia soviética tiene un problema. No vaya a ser que haga falta vigilar al que vigila.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad