Nutrición y genética

La nutrigenómica gana terreno

La Universidad de Lleida (UdL) ha anunciado que podnrá en marcha un servicio de asesoramiento nutrigenómico pionero.

0
0 votos
13-02-2009
Publicidad
El uso de la genómica en la prevención de las enfermedades se basa en la posibilidad de identificar el riesgo de padecerlas si se detectan los genes que predisponen al individuo. Su aplicación es un punto de encuentro entre las investigaciones genéticas punteras y el uso de sustancias naturales para prevenir y sanar. El uso de la genómica en la prevención de las enfermedades se basa en la posibilidad de identificar el riesgo de padecerlas si se detectan los genes que predisponen al individuo. Su aplicación es un punto de encuentro entre las investigaciones genéticas punteras y el uso de sustancias naturales para prevenir y sanar.
      ¿Qué es la nutrigenómica?
La nutrigenómica se trata de un auténtico punto de encuentro entre lo más puntero de la investigación biomédica con entender la alimentación como la mejor terapia preventiva capaz de mantener nuestra salud. Se trata de comprender y, por tanto influir, en la relación que guarda la nutrición con la expresión de los genes. Lo que propone la Universitat de Lleida es analizar el genoma y el metabolismo de las personas para crear a partir de ellos dietas personalizadas que ayuden a prevenir determinadas enfermedades.
 
     Será, según afirma el director del área de nutrigenómica del centro, David de Lorenzo, el primero en el mundo que ofreceerá análisis combiando del genoma y del metabolismo. Por un precio que oscilará entre 200 y 1.500 euros, se puede saber a qué enfermedades está uno predispuesto genéticamente. Luego, estudiando el metabolismo, se podrán elaborar dietas personalizadas para prevenirlas.  
 
       Hoy se considera que el 80% de las enfermedades que sufrimos son multifactoriales, siendo el producto de la combinación de predisposición genética y factores ambientales y sociales. Se conocen cientos de genes relacionados con enfermedades como diabetes, hipertensión, Parkinson o Alzheimer. Conocer el perfil genómico de una persona permite  conocer no sólo la respuesta de la persona a determinadas dosis de ciertos fármacos, sino también usar la alimentación como una arma terapéutica individualizada. Este significa que defectos nutricionales pueden causar cambios genómicos que afectan a la salud y, por otro lado,  los defectos genómicos que predisponen a enfermedades pueden ser neutralizados con la nutrición.   
 
     El cáncer es la enfermedad compleja de la que más genes relacionados se conocen, más de 3500. Identificándolos es posible evitar los factores ambientales y sociales que interaccionan para que se desarrolle la enfermedad. Por tanto, medicina preventiva y medicina individualizada parecen ser un tándem fundamental a la hora de plantearse el desarrollo de una sanidad eficaz. La incorporación de estos avances a la sanidad, el desarrollo de líneas de investigación y productos propios que aminoren la dependencia de los caros (y muchas veces tóxicos) productos farmacéuticos, y su abaratamiento para un acceso universal para la mayoría de la población es un reto para cualquier profesional que persiga una sanidad al servicio del país y los intereses populares.
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad