Informe del "zar" de la inteligencia norteamericana

¿Dominación o revolución? esa es la cuestión

Cuando habla el jefe supremo de las 16 agencias de inteligencia de EEUU, Dennis Blair, el mundo tiene que tener las orejas muy abiertas.

0
0 votos
13-02-2009
Publicidad
No es un secreto que la principal preocupación para el futuro próximo de EEUU es la crisis económica global y sus implicaciones geopolí­ticas. Si con la crisis económica su dominio global saldrá debilitado o fortalecido. ¿Hacia dónde se dirigirá la polí­tica internacional de Washington en los próximos dí­as, semanas y meses? Saberlo es una cuestión de primer orden que atañe al planeta entero. El zar que dirige las 16 agencias de inteligencia de EEUU, Dennis Blair, nos acaba de dar la respuesta en su informe ante el Senado norteamericano.
 El director nacional de Inteligencia de EEUU, Dennis Blair, testifica frente al Comité Selecto de Inteligencia del Senado durante la audiencia titulada "Amenazas actuales y futuras a la seguridad nacional de Estados Unidos", en el Capitolio. EFE
El director nacional de Inteligencia de EEUU, Dennis Blair, testifica frente al Comité Selecto de Inteligencia del Senado durante la audiencia titulada "Amenazas actuales y futuras a la seguridad nacional de Estados Unidos", en el Capitolio. EFE
No es un secreto que la principal preocupación para el futuro próximo de EEUU es la crisis económica global y sus implicaciones geopolí­ticas. Si con la crisis económica su dominio global saldrá debilitado o fortalecido. ¿Hacia dónde se dirigirá la polí­tica internacional de Washington en los próximos dí­as, semanas y meses? Saberlo es una cuestión de primer orden que atañe al planeta entero. El zar que dirige las 16 agencias de inteligencia de EEUU, Dennis Blair, nos acaba de dar la respuesta en su informe ante el Senado norteamericano.
Uno, para garantizar el liderazgo en la economía mundial, EEUU debe mantener el “libre mercado” contra la amenaza del avance de políticas “proteccionistas”, fruto de la crisis económica. Dos, para Washington la creciente inestabilidad de los países emergentes provocada por la crisis es una oportunidad para intervenir fomentando políticas y gobiernos proclives a sus intereses. Tres, EEUU debe actuar rápidamente para que la actual, y previsiblemente creciente, “ola inestabilidad” se salde a su favor y no en su contra.

Estos son los tres ejes maestros del informe que Blair acaba de presentar ante el senado norteamericano y que se traducirán en inminentes medidas que afectarán a todo el planeta, pero principalmente a los países emergentes del Tercer Mundo.

Uno de los principales temores de EEUU es que en tanto avance la crisis se desarrolle un proteccionismo “destructivo”, en palabras de Blair . Medidas que a favor de proteger los intereses nacionales de cada país.  ¿“Destructivo” para quién? Obviamente sólo para los EEUU, muy interesado en continuar con las tesis del “libre mercado” o como si fuese “hiperproteccionista” la inyección de Washington a la banca norteamericana.

Blair no fija su atención en los gobiernos europeos. Habla principalmente de África, de los países de la antigua ex Urss y los países de América Latina.

Europa ya está controlada por EEUU. El verdadero reto para Washington está en los países emergentes que han despuntado en los últimos años ganando autonomía.

Blair constata una realidad y ofrece una solución: la crisis económica está conduciendo a una oleada de inestabilidad política y social que vista desde los intereses de Washington constituye una oportunidad para reconducir los gobiernos y reforzar su pérdida área de influencia.
Fija su atención en que la situación se está poniendo tensa en África y América Latina y que la inestabilidad podría afectar la fragilidad institucional en países en desarrollo, sobre todo en el aspecto del orden y la ley.

El zar de la inteligencia mencionó especialmente a la Venezuela de Chávez, Ecuador, Bolivia, Irán…los países más molestos para Washington.

Pero, al mismo tiempo, el discurso de Blair resuma preocupación. Washington es conciente que la crisis también es una gran oportunidad para el avance de la revolución en los países y pueblos del Tercer Mundo. “El tiempo es probablemente nuestra principal amenaza. Mientras más tiempo tome la recuperación, mayores posibilidades habrá de que (la crisis ) perjudique seriamente los intereses estratégicos de Estados Unidos”, afirma Blair.

El super jefe de los servicios secretos norteamericanos insta a su gobierno a actuar rápidamente.

¿Escalada de la intervención norteamericana o avance de la revolución y la independencia? Esta es la tesitura que se agudiza para los países emergentes.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad