El Banco de España, por el despido libre

Despido libre... es por tu bien

Piden mayores facilidades para despedirnos y arrojarnos al infierno del paro, pero todo es para proteger "el bienestar de los trabajadores"

0
0 votos
12-02-2009
Publicidad
El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, se ha sumado a la ofensiva para cargar sobre los trabajadores la factura de la crisis, y considera "urgente y absolutamente imprescindible" reducir casi a cero el coste del despido. Pero tranquilos, todo es por nuestro bien. Fernández Ordóñez resaltó que "unas instituciones laborales inadecuadas" [por la excesiva penalización al despido] "han generado efectos perniciosos no sólo sobre la productividad y el crecimiento económico, sino sobre el bienestar de los trabajadores". Piden mayores facilidades para despedirnos y arrojarnos al infierno del paro -donde han entrado 1,2 millones de trabajadores en el último año-, pero todo es para proteger "el bienestar de los trabajadores". El gobernador del Banco de España que nombró Zapatero parece un maltratador que, para justificar las agresiones sobre su mujer, exclama: "¡Si yo lo hago por su bien!"
 El gobernador del Banco de España, Miguel Fernández Ordóñez. (Foto. EFE)
El gobernador del Banco de España, Miguel Fernández Ordóñez. (Foto. EFE)
El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, se ha sumado a la ofensiva para cargar sobre los trabajadores la factura de la crisis, y considera "urgente y absolutamente imprescindible" reducir casi a cero el coste del despido. Pero tranquilos, todo es por nuestro bien. Fernández Ordóñez resaltó que "unas instituciones laborales inadecuadas" [por la excesiva penalización al despido] "han generado efectos perniciosos no sólo sobre la productividad y el crecimiento económico, sino sobre el bienestar de los trabajadores". Piden mayores facilidades para despedirnos y arrojarnos al infierno del paro -donde han entrado 1,2 millones de trabajadores en el último año-, pero todo es para proteger "el bienestar de los trabajadores". El gobernador del Banco de España que nombró Zapatero parece un maltratador que, para justificar las agresiones sobre su mujer, exclama: "¡Si yo lo hago por su bien!"
MAFO, como se conoce al gobernador del Banco de España en los círculos financieros, no tiene reparos en “denunciar” que “la excesiva rigidez del mercado de trabajo en España” es la culpable del “rotundo fracaso en la reducción del desempleo”. Y por eso considera que su reforma, en el sentido de abaratar drásticamente el despido, “se ha vuelto absolutamente imprescindible”.

Tendrá que explicar cómo es posible que un mercado de trabajo que permite despedir a 600.000 trabajadores en los últimos tres meses –el mayor ritmo de toda Europa- es “excesivamente rígido”. Y por qué el coste del despido es excesivamente alto, cuando el 90% de los nuevos contratos son temporales –y el despido sale gratis-.

Pero MAFO todavía quiere más.

Primero arrojó una andanada donde criticó que la excesiva protección al empleo “es ineficiente”, “desincentiva la nueva contratación” y “no favorece ni la creación de empleo ni el crecimiento de las empresas más competitivas”.

Y luego puso como ejemplo de “eficiencia laboral” a Dinamarca y Austria. En Dinamarca el coste del despido es casi nulo, y en Austria el trabajador debe completar el miserable subsidio público con un fondo individual que gestiona la empresa.

Por si no quedaba claro, MAFO propuso un sistema en el que la indemnización por parte de la empresa en caso de despido desaparezca, a cambio de elevar los pagos mensuales a cargo del Estado.

El Banco de España se suma así a la orgía patronal que exige el despido gratuito. Primero fue la patronal madrileña, luego la cúpula de la CEOE, después los presidentes del Banco Sabadell y Popular, y ahora la principal autoridad financiera.

No debe extrañarnos que el Banco de España, aparentemente una autoridad pública y neutral, respalde abiertamente las demandas del gran capital. El penúltimo gobernador del Banco de España, Luis Ángel Rojo, nombrado por Felipe González y ratificado por Aznar, se sienta hoy en el consejo de administración del Banco de Santander.

Zapatero y el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, han querido sembrar la confusión al oponerse furibundamente a las propuestas del gobernador del Banco de España. Pero Miguel Ángel Ordóñez fue propuesto para el cargo por Zapatero, y es considerado un hombre de confianza del presidente.

La discusión entre Corbacho y MAFO se parece demasiado a la disputa entre Miguel Sebastián y José Blanco sobre la “paciencia” con los bancos. Saldada por dos directivos de la banca con un simple “uno es el policía malo y otro el policía bueno”. Una treta para colarnos, en este caso el despido libre y gratuito.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad