Sri lanka la poblacion civil en medio del conflicto

Sri Lanka a sangre y fuego

ACNUR condenó "el ataque suicida de ayer en el centro de registro para recién llegados en la zona segura"

0
0 votos
11-02-2009
Publicidad
En lo que va de año, más de 20.000 residentes se han visto desplazados por los combates En lo que va de año, más de 20.000 residentes se han visto desplazados por los combates

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) evacuó a 240 heridos y enfermos de un hospital que fue bombardeado en la región de Vanni, al norte de Sri Lanka, y adelantó que mañana ayudará a otros 160 pacientes a abandonar la zona.

Estas personas huyeron del hospital de Putumattalan (norte de Vanni) hace una semana, después de que fuera blanco de fuego de artillerí­a varias veces, explicó el CICR en un comunicado. Esos ataques provocaron la muerte de 16 pacientes, agregó.

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) aseguró hoy estar preparado para atender las necesidades inmediatas de los 150.000 desplazados por el conflicto en el norte de Sri Lanka.

En rueda de prensa, el portavoz de ACNUR, Ron Redmond, aseguró que esta organización ayudará a las personas que huyen de las ciudades de Kilinochchi y Mullaitivu hacia las zonas controladas por el Gobierno ante la "feroz lucha en el norte de Sri Lanka".

Asimismo, ACNUR condenó "el ataque suicida de ayer en el centro de registro para recién llegados en la zona segura" del noreste de Sri Lanka, en el que 40 personas murieron y otras muchas resultaron heridas.

En este sentido, la organización pidió a la LTTE "que permita a la población atrapada en la zona de conflicto que pueda trasladarse a una zona segura".

El domingo expiró un plazo de 48 horas dado por el Gobierno para que los civiles que continúan en zona guerrillera entraran en un área de seguridad, donde en teorí­a podrí­an estar a salvo de los combates que enfrentan al Ejército y la guerrilla.

Los combates entre el ejército regular y los guerrilleros tamiles se concentran en el norte del paí­s, hacia donde los militares empujan a los rebeldes. Ante el avance del ejército cingalés, la zona controlada por los tamiles es cada vez menor, unos 200 kilómetros cuadrados. El Gobierno ha prometido acabar con la revuelta tamil, que originó una guerra que dura ya 25 años.

La zona donde se ha producido el atentado fue tomada recientemente por el ejército de manos de la guerrilla de los Tigres Tamiles, que luchan por la independencia de la zona noreste del paí­s. Según fuentes del ejército, la suicida se camufló entre un grupo de refugiados a los que los militares estaban registrando en busca de armas.

"Estamos intentando salvar al pueblo Tamil, pero la guerrilla no nos permite hacerlo y han cometido el atentado suicida entre los civiles", ha declarado el ministro de Comunicación, Anura Priyadarshana Yapa. El Gobierno, junto con algunas organizaciones humanitarias acusan a la guerrilla Tamil de mantener por la fuerza a los civiles en la zona de guerra como escudos humanos y como fuerza de trabajo, algo que niegan los rebeldes, que acusan a los militares de atacar a los civiles.

Según fuentes militares, en lo que va de año, más de 20.000 residentes se han visto desplazados por los combates. Unos 50.000 soldados ultiman la ofensiva del Gobierno de Colombo contra los últimos reductos tamiles, arrinconando a los rebeldes -apenas unos 2.000 combatientes- en el noreste del paí­s.

La muerte en esta isla del Índico es un goteo casi diario que apiña los cadáveres en el absoluto olvido de la atención internacional. El pasado año murieron más de 4.000 personas, según diversas organizaciones humanitarias. Y este año las previsiones son peores.

Es una realidad incrustada a la piel de Sri Lanka, cuyos habitantes no recuerdan un solo año de paz. Después de más dos décadas de lucha, son más de 70.000 muertos, 600.000 desplazados, 200.000 refugiados en la India y otros tantos por el mundo.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad