Haití­: tres años de René Préval

Grita libertad

Haití­ es un "agujero negro" del planeta. El año pasado, a falta de hambre y pobreza, las tormentas arrasaron varias zonas del paí­s. Pero no fue noticia. El gobierno de René Preval cumple tres años, pero tampoco es noticia.

0
0 votos
11-02-2009
Publicidad
Zapatero tienen el dudoso honor de ser el presidente con más tropas en misiones imperialistas humanitarias: Libano, Bosnia, Kosovo, Afganistán, Congo y Haití­. Misiones "humanitarias" de ocupación. Francos servicios al imperialismo. Haití­ es un agujero negro del planeta, el año pasado, a falta de hambre y pobreza, las tormentas arrasaron varias zonas del paí­s. Pero no fue noticia. Este mes el gobierno de René Preval cumple tres años. Luces y sombras en uno de los paí­ses más pobres del mundo. Zapatero tienen el dudoso honor de ser el presidente con más tropas en misiones imperialistas humanitarias: Libano, Bosnia, Kosovo, Afganistán, Congo y Haití­. Misiones "humanitarias" de ocupación. Francos servicios al imperialismo. Haití­ es un agujero negro del planeta, el año pasado, a falta de hambre y pobreza, las tormentas arrasaron varias zonas del paí­s. Pero no fue noticia. Este mes el gobierno de René Preval cumple tres años. Luces y sombras en uno de los paí­ses más pobres del mundo.
Haití es hoy el país más pobre del continente americano. Según datos de la ONU, el 65 % de la población vive por debajo de la línea de la pobreza y su esperanza de vida no supera los 50 años.

Con una población de 8.120.000 personas, el 80% no tienen trabajo y el 90% no tienen acceso a la salud.

El 47 % de los haitianos sufre de desnutrición crónica y de los que sobreviven, un 60 % muere de SIDA.

Toda, absolutamente toda, la historia resiente de la isla (la presencia de la ONU, la salida del ex presidente Jean-Bertrand Aristide, las protestas sociales o el gobierno de Preval) y las miserables condiciones de vida de su población deben leerse a la luz de los intereses de Francia y EEUU en Haití.

La disputa soterrada de las dos potencias, o su alianza coyuntural como en el caso del golpe de Estado a Aristide en el 2004, son el factor determinante de la miseria del país y de que no pueda surgir una verdadera alternativa para las clases populares.

El gobierno de René Preval sólo puede mantenerse en pie sobre la base de seguir los dictámenes de Washington, esto no significa que tenga importantes alianzas, por ejemplo, con Venezuela o participe en varias cumbres del ALBA. Algo impensable hace unos años.

La influencia del Frente Antihegemonista en Iberoamérica ha llegado también al Caribe, permitiendo un respiro al sufrido pueblo de Haití.
Mientras las tropas de la ONU por su trabajo de represión (teñidas con escándalos de corrupción y abusos sexuales) cuentan con la animadversión de la población, Chávez es recibido como un héroe.

La frágil estabilidad política de Haití descansa en sucesivos gobiernos que una vez empiezan a tener visos de autonomía, de Washigton o París, son reemplazados -descaradamente- por uno nuevo. Mientras, las tropas de la ONU, en misión permanente, se ocupan de apagar los incendios sociales.

Muestra de ello fueron las manifestaciones de abril del 2008 cuando el aumento del precio del arroz –básico para la alimentación de la población- provocó el estallido social contra el hambre en las principales ciudades. Reprimido brutalmente por las tropas de la ONU.

El futuro de trasformación para Haití pasa por sumarse, con todas sus fuerzas, a la unidad de Iberoamérica.
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad